Su reapertura, que se produjo el 15 de noviembre, no fue fácil. Estuvo precedida de protestas vecinales, una recogido de firmas y el envío de seis cartas a la Comunidad de Madrid del propio alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala. Pero ahora la Consejería de Sanidad lo vuelve a mantener cerrado, obligando a los habitantes del barrio, de nuevo, a ser atendidos en el saturado Centro de Salud de Loranca-Nuevo Versalles, que se encuentra a unos 4 kilómetros de distancia, al otro lado de la R-5.

Vivimos en medio del campo, entre Móstoles y Fuenlabrada, muy alejados del centro urbano de nuestro municipio y con un deficiente transporte público. Además, muchas personas del barrio son mayores o tienen problemas de movilidad o no tienen coche, por eso es tan importante tener un servicio médico cerca”, indica Yolanda Mora, presidenta de la Asociación Vecinal Parque Miraflores, un colectivo que se creó precisamente al calor de la lucha por la reapertura del consultorio médico. La Comunidad de Madrid justificó el anterior cierre por la imposibilidad de establecer, en un espacio de las reducidas dimensiones del centro, dos circuitos, el de pacientes Covid y no Covid. Pero ahora “nadie nos han dicho nada”, sostiene Mora.

“El consultorio tiene dos doctoras y una enfermera, y ante las vacaciones de una de las médicos, la Consejería de Sanidad decidió trasladar a la otra facultativa a Loranca y cerrar nuestro centro, no sabemos hasta cuándo”, se lamenta la representante vecinal, que asegura que, al igual que hicieron el año pasado, movilizarán al barrio para que vuelva a abrir sus puertas cuanto antes. Para lograr la anterior apertura del establecimiento, llegarona recoger en pocas semanas más de un millar de firmas de vecinos de la zona.

“Las personas del barrio que tienen síntomas de Covid se van directamente a Loranca, que, por cierto, tiene que soportar a diario una presión asistencial enorme, pero ¿qué hacemos con el resto de enfermedades y dolencias? Necesitamos el consultorio”, remacha Yolanda Mora, antes de recordar que no solo los vecinos y vecinas del barrio están indignados con el nuevo cierre, sino también “el equipo médico, que no puede tratar adecuadamente a sus pacientes”. “Estamos hartos de ser considerados ciudadanos de segunda; tenemos derecho a una sanidad pública de cercanía, en el barrio”, subraya.

En su lucha por la reapertura del consultorio, la asociación del barrio cuenta con el apoyo de las asociaciones vecinales de Fuenlabrada y de su federación regional, la FRAVM. Precisamente la Coordinadora Local de Asociaciones Vecinales (CLAVES), junto a la Mesa por la Convivencia, CCOO, UGT y la Asociación Pensiones Dignas Ya organiza el próximo 29 de enero una manifestación “por la apertura y funcionamiento de todos los centros de salud” del municipio y las urgencias del Centro de Especialidades de El Arroyo. La marcha se iniciará a las 12:00 en este último lugar, sito en el número 10 de la calle Comunidad de Madrid, y finalizará en la plaza de la Constitución.

Cartel de manifestación en defensa de la sanidad pública en Fuenlabrada