El proyecto que ha salido a licitación incluye la apertura de las estaciones intermedias de Comillas, Madrid Río, Palos de la Frontera y Atocha Renfe y tiene un presupuesto total de 558.823.073,87 euros para los próximos cinco años. Este año, la Comunidad de Madrid prevé gastar 4.580.810 euros. El próximo 11 de marzo termina el plazo para recibir las ofertas, y a partir de ahí se hará una valoración y eligirá a la empresa adjudicataria que firmará el contrato.

Tal y como ha informado la Asociación Vecinal de Carabanchel Alto, que junto a otras entidades como la Asociación Vecinal de Comillas lleva más de una década peleando por esta ampliación, la Comunidad de Madrid ha establecido un plazo de ejecución de 48 meses, y prevé que las obras comiencen en noviembre de 2022 como tarde.

El anuncio de licitación reconoce que actualmente “los usuarios de la línea 11, procedentes de Leganés y Carabanchel, han de realizar necesariamente intercambio en la estación de Plaza Elíptica hacia la línea 6 para proseguir su viaje hacia cualquier punto de la red de metro. Esto, además de disuadir a estos usuarios de utilizar el servicio de transporte de metro para sus desplazamientos, provoca, junto a otros factores, fuertes sobrecargas en algunos de los tramos de la línea 6 (sobre todo en el tramo Plaza Elíptica-Avenida de América)”.

“Por otro lado -coninúa-, existen en Madrid barrios como los del distrito de Arganzuela, sin servicio de metro, que vienen históricamente demandando este servicio. Para dar una solución a estos problemas la actuación más apropiada de acuerdo a los estudios de demanda llevados a cabo por el Consorcio Regional de Transportes de Madrid es la de prolongar la línea 11 desde la estación de Plaza Elíptica hasta la estación de Conde de Casal, estableciendo nuevas conexiones de la línea 11 con las líneas 1, 3 y 6 además de conexión con todas las líneas de cercanías, AVE y Larga y media distancia de RENFE en Atocha. Esta actuación permitirá, además de ofrecer una mejor conexión al municipio de Leganés y los distritos madrileños de Carabanchel, Arganzuela y Retiro y descargar el tramo más saturado de la línea 6, establecer un nuevo intercambiador de transportes en Conde de Casal que facilite una mejor conexión de todos los usuarios de los autobuses interurbanos procedentes de la autovía A-3”, puede leerse en el anuncio del Gobierno regional.

En su sitio web, la Asociación Vecinal de Caranbanchel Alto destaca que “con la publicación de esta licitación, se da un paso decisivo en la tan anhelada prolongación de la línea 11 de Metro, que comenzó su construcción en 1996 y desde 2007 sigue siendo tan sólo un ramal de la red de Metro”.

Además, advierte: “seguiremos atentos a la evolución de los trámites de esta contratación, para exigir su cumplimiento en los plazos establecidos, que ya suponen un retraso de 4 años respecto del anuncio que la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid hizo en 2017, que esta prolongación estaría en funcionamiento en el año 2023”.