Al igual que sucede en otros distritos de la ciudad, las asociaciones vecinales de San Blas están profundamente preocupadas por el elevado número de familias que a diario se están quedando sin casa porque no pueden afrontar las letras de su hipoteca. Según datos del Consejo General del Poder Judicial, solo en la Comunidad de Madrid, de lunes a viernes, se producen 40 desahucios diarios de media. La mayoría suceden en la capital y tienen como víctimas a familias hipotecadas. Con las cifras de paro en la mano, este problema, que se ceba especialmente con los barrios más humildes, tiene pocos visos de mejorar en los próximos meses. Más bien todo lo contrario. Por eso, el movimiento vecinal, en sintonía con las plataformas de afectados por la hipoteca y con las asambleas del 15-M, llevan meses exigiendo medidas de calado por parte de los poderes públicos.

En este marco, las entidades ciudadanas de San Blas han registrado una proposición en la Junta de Distrito con objeto de que sea votada en el pleno del próximo 8 de febrero. El texto arranca con una descripción sobre las consecuencias de la actual crisis: “La pérdida de la vivienda, que va unida a otras graves situaciones de reducción de los ingresos, en particular el desempleo, constituye un enorme drama social. Se está condenando a un gran número de personas a la miseria y la marginalidad social. Niños y niñas, ancianos y ancianas, personas que sufren enfermedades o discapacidades… se ven abocados a un castigo cruel. Pero el único delito de estas personas es que son pobres. Durante años pagaron puntualmente sus cuotas a los bancos, pero una crisis económica de la que no son responsables las ha golpeado e impide que sigan satisfaciendo los pagos de intereses y amortización del capital prestado”, indica la propuesta, antes de subrayar la diferencia de trato que da la Administración a prestamistas y prestatarios. “En España, y en todo el mundo, los gobiernos han salido decididamente a rescatar a los bancos. Pero antes y por encima de las entidades financieras están las personas y los derechos humanos. Por ello es absolutamente necesario que los poderes públicos adopten las medidas necesarias para proteger a las víctimas de la crisis económica y de la pobreza, así como para hacer realidad un derecho inalienable como es el derecho a la vivienda. Este figura reconocido en la Constitución Española y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, continúan las asociaciones vecinales.

Tras esta introducción, los colectivos piden que la Junta inste al “pleno del Ayuntamiento de Madrid dirigirse al Congreso de los Diputados solicitándole la modificación de la legislación vigente a fin de regular la dación en pago retroactiva, establecer una moratoria en los desahucios por impago de las hipotecas y crear con las viviendas recuperadas por las entidades financieras un parque de viviendas destinado a alquiler social”. La proposición se cierra con una última petición: “instar al pleno del Ayuntamiento de Madrid a aprobar, en el plazo de un mes, un plan de medidas de apoyo a las familias desahuciadas. El mismo se debería elaborar contando con la participación de las organizaciones sociales más representativas y, en particular, de la Plataforma de Afectados y Afectadas por las Hipotecas”, concluye el texto.

Tras defender esta propuesta en el pleno de su junta, las asociaciones vecinales de San Blas y la asamblea popular del distrito (15-M) tratarán de paralizar dos desahucios en la zona, uno el 15 de febrero (C/ Argenta, 2) y otro el 22 de este mes (C/Castalia, 3). El día 14, además, tienen previsto salir en manifestación “por el derecho a la vivienda y contra los desahucios”. La marcha partirá a las 19h. del Metro Simancas, salida C/ Amposta.