“Procede reanudar la investigación ante el Ayuntamiento de Madrid” por la persistencia del mal olor provocado por la actividad del parque tecnológico de Valdemingómez. En esos términos se pronunciaba el Defensor del Pueblo el pasado 19 de junio en su respuesta a la denuncia planteada por una vecina del PAU de Vallecas y por la AV del barrio, basando su consideración en que el estudio olfatométrico realizado por Socioenginyeria S.A. a instancias de la entidad vecinal contradice los efectuados por el Ayuntamiento de Madrid cuyos responsables políticos aseguraron, en una comisión informativa del área de Medio Ambiente celebrada el 20 de mayo, que el olor “se ha reducido más de un 80% desde la denuncia del Defensor, una vez que el tratamiento de materia orgánica ya no se hace al aire libre”.

El Defensor del Pueblo otorga toda la credibilidad al estudio de la empresa ya que el estudio mide el mal olor “de forma directa y real por medio de un olfatómetro, método que consideran más ajustado que el utilizado en los estudios municipales –toma de muestras de aire en bolsas de nalophan y posterior análisis en laboratorio–“.

El Defensor recuerda, además, que el estudio concluye que la principal fuente de olor es el parque tecnológico, un dato que podría precisarse más si la dirección de Valdemingómez hubiera respondido a las preguntas planteadas a finales de 2012 por la asociación vecinal sobre el funcionamiento de las distintas plantas.

Por último, el organismo recuerda que el silencio ante una solicitud de información ambiental vulnera la Ley 27/2006 e informa a la parte demandante de que ha pedido información acerca de la posible ampliación del Parque Tecnológico para saber si el Consistorio tendrá en cuenta sus recomendaciones sobre zonificación de servidumbres ambientales plasmadas en los proyectos de obras, sobre la necesidad de indemnizar las cargas ambientales que no hayan sido compensadas a quienes padecen los efectos del mal olor en sus casas “especialmente en verano, cuando no es posible mantener las ventanas cerradas por el calor o ser abiertas por el olor”.