El pasado viernes 12 de septiembre un grupo de vecinos del barrio de la Alameda de Osuna logró paralizar una tala de árboles que varios empleados de una subcontrata de Construcciones Ortiz, empresa adjudicataria de las obras de la Vía Verde de la Gasolina, estaban llevando a cabo por orden del Ayuntamiento de Madrid dado su “mal estado”. La actuación de los vecinos no logró salvar a cuarenta árboles de distintos diámetros y especies y más de 40 años de antigüedad, muchos de los cuales fueron comprados y plantados en su día por los propios vecinos.

Julián Moreno, presidente de la Asociación Familiar Alameda de Osuna (AFAO) denuncia que la tala carece de la preceptiva autorización de la Junta Muncipal del distrito y ha sido ordenada por el Consistorio sin previo aviso en la comisión de seguimiento de las obras de la Vía Verde de la Gasolina, en la que participa la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM).

El argumento esgrimido por el Ayuntamiento para justificar la tala no convence a la asociación vecinal. “Nunca es fácil justificar la desaparición de un árbol; sólo en el caso de que se demostrase fehacientemente que el mismo se encuentra gravemente enfermo y supone un riesgo para la integridad física de las personas, estaría justificada. Si todo lo anterior es extremadamente grave, lo que lo hace aún más es que se haya producido en el espacio destinado a la Vía Verde de la Gasolina que, como todos sabemos, es una de las reivindicaciones socialmente más queridas y defendidas por todos los vecinos en los últimos 20 años. ¿No es muy extraño que, repentinamente, 58 árboles de diferente edad, diámetro, especie y morfología se pongan enfermos a la vez?¿Cómo es posible que se talen estos árboles, que estaban ubicados en zonas que no afectaban en absoluto al normal desarrollo de la obra de la Vía Verde?”, explica Moreno. AFAO, “en nombre de los innumerables vecinos de la Alameda de Osuna que se sienten agredidos por esta actuación exigimos a nuestro concejal, a la Gerencia de Obras y a la Gerencia de Medio Ambiente una contestación a estas preguntas, una aclaración convincente de lo ocurrido y la adopción de medidas concretas que garanticen que los terrenos de la Vía Verde se convertirán en una auténtica zona verde donde los árboles sean los protagonistas y los vecinos podamos gozar de su presencia”. No en vano, la construcción de la Vía Verde es una conquista del movimiento vecinal, que hace más de veinte años inició una ardua batalla para lograr que la antigua “vía de la gasolina” por la que transitaban los camiones que transportaban el combustible al aeropuerto de Barajas se convirtiera en una vía verde para favorecer el equilibrio medioambiental de la ciudad y mejorar la “habitabilidad” de los espacios urbanos.

La propuesta vecinal fue finalmente aceptada por el Ayuntamiento de la capital, que aprobó la construcción de una alameda que contará con más de 24.000 metros cuadrados, 1.200 árboles (camelios, catalpas, pinos, plátanos y cedros), 24.000 arbustos y un carril bici que conectará con el Anillo Ciclista.

La asociación ha convocado una concentración que tendrá lugar hoy a las 20h. a la altura del número 5 de la calle Rioja y que cuenta con el apoyo de la FRAVM.