Ha transcurrido más de un año desde que una inundación provocara la trágica muerte de Francisca Zamora Cano, vecina del barrio de Santiago, en Coslada, y ocasionara cuantiosos daños materiales que afectaron a 4.800 personas.

Aquel 22 de septiembre de 2008, el Consejero de Presidencia, Francisco Granados, negó que la inundación fuera provocada por el mal funcionamiento de los colectores de la M-45 y aseguró que el Gobierno regional elaboraría un informe para determinar si las obras de construcción de Los Aguijones podrían haber favorecido las inundaciones.

“A día de hoy -aseguran los portavoces de las asociaciones vecinales de Coslada y San Fernando- la Comunidad de Madrid no ha publicado ningún informe. No se puede considerar un informe serio -añaden- la propuesta de hacer una balsa, una propuesta que el mismo Granados desestimó. Tampoco ha tomado ninguna medida para prevenir posibles fallos en el funcionamiento de los colectores de la M-45 o efectos indeseados de las obras de los nuevos desarrollos de Madrid”.

A juicio de las entidades vecinales, las administraciones no han adoptado ninguna medida para evitar la acumulación de balsas de agua provocadas por las obras de construcción de la M-45 y de El Cañaveral. “Tampoco han terminado de canalizar -insisten- las grandes bocas de los colectores de la vía que se abren sobre el barrio de Santiago de Vicálvaro”, ni “han solventado las torrenteras resultantes de los movimientos de tierra realizados para edificar el hospital del Henares, que aumentan considerablemente el caudal de agua y barro que debe sumir el alcantarillado público”.

Por todo ello, la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Coslada, y las asociaciones vecinales Barrio de Santiago, Jarama, San Fernando de Henares, Parque Henares, Fleming, El Cerro, Barrio del Puerto, El Plantío, La Cañada y La Estación, con el apoyo de ATTAC Henares y de la Asociación de Mujeres Montserrat Roig, entre otras, han convocado una manifestación para el próximo domingo 13 de diciembre que partirá del puente de la M-45 sobre la Cañada y finalizará en la plaza del olmo centenario, para exigir a las administraciones públicas que aprueben las medidas necesarias para evitar nuevas inundaciones.

“Hace ya más de un año de la última inundación y, sin embargo, -lamentan- cada vez que oímos llover pensamos en qué pasará en nuestros pueblos, en las consecuencias que tendrá la lluvia esta vez”.

A juicio de las entidades vecinales, “son demasiados los riesgos que se corren (…), más aún cuando se esperan las lluvias invernales y el Ayuntamiento de Madrid continúa sin canalizar los márgenes de la carretera de Mejorada, ni la parte de la Cañada Real que le corresponde, un tramo de más de 1 kilómetro de longitud, lo que hace que las aguas de esa zona vengan a San Fernando y Coslada”.

Las asociaciones convocantes aseguran haber constatado “la voluntad y el trabajo realizado por los ayuntamientos de San Fernando y de Coslada para solventar los problemas de colapso de la red de colectores municipales cuando arrecia la lluvia”. Saben, sin embargo, que no es suficiente y que “la mayor responsabilidad recae en la nefasta gestión de la red supramunicipal que depende, directa o indirectamente de la Comunidad de Madrid y, desde luego, del gobierno de Esperanza Aguirre y de su evidente dejación de responsabilidades”.

Todas ellas pedirán a las administraciones públicas que cumplan con su obligación de garantizar “la seguridad e integridad de las vidas y bienes de las personas” y manifiestan su más enérgica protesta ante su “pasividad e ineficacia en la gestión de las actuaciones necesarias para evitar que, con las lluvias invernales, vuelvan a repetirse los trágicos sucesos de septiembre del pasado año”.