Su decisión de no seguir adelante con el proceso legislativo fue recibida con particular alegría en las localidades del entorno del aeródromo de Barajas, cuyas asociaciones vecinales, con el apoyo de la FRAVM, llevan años luchando para que se antepongan la salud y la calidad de vida de los vecinos y vecinas a los intereses privados del transporte aéreo.

Precisamente en la mañana de ayer, antes de que se conociese la buena nueva, 17 ayuntamientos de los municipios afectados por Barajas firmaron un manifiesto contra la enmienda socialista. Sin duda, detrás de la espantada del PSOE se halla la insistente y prolongada presión ejercida desde el movimiento vecinal y estos consistorios, que entendían la propuesta de reforma como un atentado directo a los derechos de los 500.000 ciudadanos afectados. En un ejemplo de esta unidad de acción entre asociaciones vecinales y ayuntamientos, el pasado 24 de noviembre representantes del municipio de San Fernando de Henares y de entidades vecinales de la localidad entregaron 3.000 firmas en la sede de AENA en protesta por el abuso del tráfico aéreo en la configuración sur de Barajas.

La retirada de la enmienda del PSOE no supone, ni mucho menos, el fin de la lucha contra las molestias del gigante aeroportuario. En virtud del derecho al descanso del vecindario, la FRAVM reitera su petición de cierre completo del aeropuerto desde las 23h a las 7h. De la misma forma, reclama su participación en la Comisión de Seguimiento de las Actuaciones de Ampliación del Sistema Aeroportuario de Madrid, tal y como aprobó el 18 de septiembre de 2007 el propio Congreso de los Diputados. A día de hoy, la FRAVM, que actuaría de representante directo de los vecinos y vecinas, no ha sido convocada ni una sola vez a las reuniones de la comisión.