Caño Roto, en Latina; Pan Bendito y Alto de San Isidro, en Carabanchel; San Andrés, San Cristóbal de los Ángeles y Villaverde Bajo, en Villaverde; “Triángulo del Agua”, el Pozo-Entrevías y Fontarrón, en Puente de Vallecas; La Elipa, en Ciudad Lineal; plaza de Soledad Torres Acosta y Lavapiés, en Centro; poblados A y B, en Fuencarral; y Orcasur, Meseta de Orcasitas y San Fermín, en Usera. Son 16 barrios que no se corresponden exactamente con divisiones administrativas pero que constituyen ámbitos geográfica y sociológicamente diferenciados: todos ellos presentan altos niveles de exclusión que requieren actuaciones urgentes por parte de la Administración. Aunque no están todos los que son -la FRAVM considera que hay en Madrid, al menos, 74 áreas que necesitan inversiones públicas de forma urgente-, son los primeras 16 que se beneficiarán de los llamados Planes de Barrio que, en virtud de un acuerdo firmado el 28 de abril de 2008 por el delegado del Área de Gobierno de Economía y Empleo, Miguel Ángel Villanueva y el presidente de la FRAVM, Nacho Murgui, serán beneficiarios de planes especiales de inversión en los próximos años.

Desde entonces, los representantes de las asociaciones de los barrios señalados y de la FRAVM se han sumergido en una frenética carrera de reuniones para determinar, de forma colectiva, las necesidades y dar forma a las propuestas para mitigar las carencias que han ido acumulando por una deficitaria atención de las Administraciones públicas.

El pasado 9 de marzo por la tarde, por fin, se procedió a la firma previa, entre la FRAVM y el Ayuntamiento de Madrid, del Plan de Barrio de Meseta de Orcasitas, que cierra el proceso de concertación previo a la firma pública de los planes entre el presidente de la FRAVM y el alcalde de Madrid y que, previsiblemente, tendrá lugar a principios de abril. La rúbrica dará el pistoletazo de salida a la ejecución de los proyectos consensuados, cuyo desarrollo será supervisado por una comisión de seguimiento participada por representantes vecinales y del Ayuntamiento de la capital .

El empleo, la educación, la convivencia ciudadana y la adecuación de los espacios públicos son los pilares fundamentales de los Planes de Barrio que, entre otras, promoverán la creación de una comisión de trabajo sobre educación en la que habrán de estar presentes la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de la capital y la FRAVM, siendo su objeto el debate y negociación de un abanico de actuaciones en materia de lucha contra el fracaso escolar, el abandono prematuro de la escuela… También se llevarán a cabo 16 planes de empleo (uno por barrio) dirigidos a desarrollar acciones de orientación laboral y profesional y formación ocupacional de la población parada, así como de fomento del autoempleo individual y cooperativo. Los diferentes planes contemplan otras medidas relativas a la realización de programas de atención a la infancia, la juventud, la tercera edad, las mujeres…, a la mejora de la convivencia, al impulso del deporte de base, a la lucha contra la violencia de género, a la limpieza integral del espacio público, al desarrollo del asociacionismo, a la seguridad vial…