La Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electro Magnética (PECCEM), integrada por más de 120 entidades y de doce coordinadoras del Estado denunció esta semana la inacción del Ministerio de Sanidad frente a las reiteradas alertas lanzadas desde la Agencia Europea de Medio Ambiente, el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa para frenar el riesgo que comporta para la salud el desarrollo de las nuevas tecnologías que funcionan con ondas electromagnéticas (telefonía móvil, wifi…), en especial de los más pequeños.

El objetivo de las sucesivas recomendaciones de los organismos internacionales no es otro que disminuir la carga de enfermedad y las tasas de muerte prematura asociadas a la exposición a este tipo de polución, sobre la que alerta la revisión del 2012 de Informe Bioinitiative, documento de máxima referencia internacional de la comunidad científica independiente, apoyado por la Agencia Europea de Medio Ambiente.

A la PECCEM le preocupa que, lejos de seguir estas recomendaciones, las autoridades españolas promuevan eventos como el World Mobile Congress que contribuyen a seguir comercializando nuevos productos que no han seguido un protocolo de seguridad acorde con los daños para la salud asociados a su uso, hecho totalmente inaceptable. “No queremos seguir pagando con nuestra salud, como ha sucedido con el plomo, el asbesto o el DDT -SUBRAYA-. Las compañías tienen que demostrar más allá de toda duda que su tecnología es inocua para las personas, algo que se está incumpliendo actualmente”.

Exige, por tanto, al Ejecutivo español que cumpla el principio de precaución recogido en la Ley General de Salud Pública para garantizar la salud pública de la ciudadanía y, además, que realice campañas informativas sobre el buen uso de la tecnología, como se está haciendo en otros países como Francia, Reino Unido, Alemania, Suecia…