El acto comenzará a las 12:00 en la valla del solar de la cárcel de Carabanchel de la Avenida de los Poblados y servirá para dar traslado a otras reivindicaciones que, hasta el momento, han caído en saco rato para la Administración. La principal, que cuenta con el apoyo de las asociaciones vecinales de la zona, “destinar la totalidad de los terrenos, dada su titularidad pública, a equipamientos sociales consensuados con la ciudadanía”. Recordemos que siete años después del derribo de la cárcel, la parcela sobre la que se levantaba sigue yerma, salvo el espacio destinado al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), una instalación que, según la citada Plataforma por la memoria, “continúa el estigma penitenciario” y debería “cerrarse de inmediato”. Numerosos colectivos sociales y de derechos humanos como SOS Racismo, Ferrocarril Clandestino, Karibu o la Asociación Sin Papeles de Madrid comparten esta reclamación al juzgar como algo inadmisible que se use un lugar para privar de libertad a personas cuyo único delito ha sido carecer de cierta documentación administrativa.

Pero más allá de estas dos demandas, la plataforma ciudadana que organiza la concentración del sábado se constituyó antes de la demolición del penal con objeto de preservar sus instalaciones para levantar en ellas un “centro memorial, documental y pedagógico en el que se exhiba y divulgue la historia de la prisión y los testimonios de quienes allí sufrieron represión”. Aunque no lograron parar el derribo, la petición de construir un centro por la memoria sigue intacta.

Tal y como subraya la plataforma en un comunicado que han hecho público con motivo de la concentración de mañana, “este año la conmemoración tiene importantes matices y no sólo por la inmediatez de las próximas elecciones generales. Queremos resaltar la coincidencia de aniversarios que, relacionados directamente con este espacio, se producen este año: 75 años del inicio de la construcción, por el régimen franquista, de los primeros módulos de la prisión; 40 años de las últimas ejecuciones llevadas a cabo, como terrible epílogo, por aquel régimen dictatorial; y 10 años de la apertura del CIE mal llamado ‘de Aluche’, inaugurado tiempo después de la clausura oficial del centro penitenciario”.