La Coordinadora de Coslada y San Fernando, la Plataforma del área 2 Chamartín-Salamanca, la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y la A.V. La Nueva Elipa concurrieron, el pasado 19 de febrero, ante los medios de comunicación para presentar la recién constituida Coordinadora de Salud del Área 2. Están “alarmados”, reconocen, ante los datos obtenidos por una encuesta realizada entre 499 vecinos del área y el “silencio administrativo” de los responsables políticos. “No nos sentimos representados”, sentencian. Y es que, hasta el momento, todas sus peticiones de reuniones han obtenido la callada por respuesta. “Hemos pedido una entrevista con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, con respuesta negativa, y otra con el gerente del Hospital de La Princesa, que ni siquiera responde”. Tampoco los cauces de participación ciudadana establecidos por parte de la LOSCAM ( Ley de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, aprobada en diciembre de 2001) a través de la creación del Consejo de Salud, tanto de la Comunidad como de cada Área Sanitaria están funcionando. Así las cosas y, como dice la canción, “nos sobran los motivos” para actuar desde los barrios y pueblos, “dinamizando la sociedad civil y denunciado la precaria calidad de la sanidad pública” que, en opinión de Rita Frutos, miembro de la A.V. La Nueva Elipa, “se debe a la privatización de los servicios públicos”.Quinientas razones para actuarFue Marciano Sánchez Bayle, miembro de la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública, el encargado de presentar los resultados de la encuesta llevada a cabo por las asociaciones de vecinos entre 499 usuarios de la atención sanitaria especializada del Área 2, un 34,66% de los cuales es mayor de 65 años. Ciento sesenta y cinco del total de los encuestados se encontraba en el momento de realizar la encuesta a la espera de una cita de especialidad (ginecología, traumatología y oftalmología fueron las más mencionadas). El tiempo de demora en la concesión de cita con el especialista alcanza, a tenor de las respuestas, una media de 75 días. En la misma línea, un 55% de los encuestados considera excesivo el tiempo de espera para las pruebas diagnósticas, unas cifras que no responden en absoluto al diagnóstico de las autoridades sanitarias. Las deficiencias detectadas apuntan también a la necesidad de incrementar la información aportada a los usuarios y de mejorar la atención que reciben los enfermos crónicos, ancianos y personas con minusvalía, según manifiestan un 73% y un 71%, respectivamente, de los usuarios consultados. A pesar de lo significativo de estas cifras, Rita Frutos destacó el aspecto cualitativo del sondeo. “Nos llamó especialmente la atención lo que la gente escribía en el espacio que habilitamos en la encuesta para anotar las observaciones personales, de donde se desprende una generalizada y honda preocupación por la pésima calidad de la cobertura sanitaria, un dato que cobra especial relevancia teniendo en cuenta que la encuesta no se realizó en los centros de salud sino en los barrios, a través de mesas informativas”. En este sentido y, en calidad de miembro de la A.V. La Nueva Elipa, denunció la restrictiva política que el Ayuntamiento de Madrid está llevando contra las asociaciones de vecinos, de la que ha sido víctima su propia asociación, a la que se le ha prohibido poner mesas informativas en las calles del barrio.Diagnóstico de los Centros de Atención Primaria del Área 2El diagnóstico de la asistencia sanitaria no es peor que el estado de los Centros de Salud del Área 2. Da fe de ello Antonio Jiménez, miembro de la Plataforma que, hace unos días, visitó todos los Centros del Área. Y no pudo hacer un diagnóstico más gráfico: “El estado del Centro ubicado en la calle Castelló es vergonzoso. No tiene ningún acceso para personas con movilidad reducida y, se ha dado el caso, en alguna ocasión, de que el médico ha tenido que salir a atender a un paciente a la entrada del local. El de Lagasca 122 es un centro totalmente ciego. No tiene ninguna ventana y, por lo tanto, absolutamente ninguna ventilación, con los perjuicios que eso comporta para la higiene y la salud de los pacientes y doctores. Y todo esto en un distrito como el de Salamanca, considerado `zona noble´ ”.Privacidad de los datos personalesTampoco lo establecido por la Ley de Autonomía del Paciente (Ley 41/2002) en relación a la privacidad de datos parece respetarse con el rigor que la normativa ordena. “El año pasado hubo un robo en el Centro de Salud de La Elipa, de donde sustrajeron material informático con datos personales de los pacientes. Este hecho fue denunciado ante la Agencia de Protección de Datos en marzo del 2003. Pero no es el único caso de nuestra ciudad. El Centro de Atención Especializada de la calle Doctor Esquerdo también está privatizando el servicio de custodia del material informático algo que, evidentemente, beneficia a las empresas aseguradoras. No son hechos aislados. Todo esto responde a la política impuesta desde la Organización Mundial del Comercio a través del conocido AGCS (Acuerdo General sobre Comercio de Servicios), por el cual los servicios públicos, como la sanidad, la educación… pasarán a manos de grandes multinacionales. No nos olvidemos de ello”, sentenció en la presentación de la Plataforma Rita Frutos. La administración se ha mostrado, hasta el momento, muy poco receptiva frente a las reivindicaciones vecinales. “El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, se enterará de estas cifras a través de la prensa, ya que no ha tenido a bien recibirlas”.