Pero la Delegación de Gobierno no lo ha permitido, ya que dado “el carácter del acto que se pretende realizar (maratón de botes, etc.) existe la certeza que las posibles voces y ruidos producidos afectarían al normal desarrollo de la competición, pudiendo provocar incluso la interrupción o suspensión del torneo”, indica en un escrito remitido a la Asociación Vecinal de San Fermín. Concepción Dancausa no está dispuesta a permitir concentraciones “como las de años anteriores”, que “afectaron al normal desarrollo de la competición”.

Por ello, ha emplazado a la entidad vecinal a celebrar sus actos en el parque situado entre el Camino de Perales, la avenida de Rosales y la calle Oligisto, es decir, un lugar lejano junto al Tanatorio de la M-40. “¿A quién dirigiríamos nuestras reivindicaciones?” se pregunta de forma retórica la asociación, que no ha aceptado un cambio de ubicación que considera una “auténtica tomadura de pelo”. “La conclusión se ve muy clara: el Open manda, y los demás a obedecer, con la ayuda de la Delegación de Gobierno, por si no se entendía bien”, asegura el colectivo barrial en un comunicado que acaba de hacer público.

Finalmente, ante la ausencia de autorización, la asociación ha decidido suspender los actos previstos para mañana, aunque no va a renunciar a expresar su malestar y demandas. Así, “el sábado expresaremos nuestra protesta y disconformidad en el entorno de la Caja Mágica de manera silenciosa y con pegatinas en la boca en señal de la represión de expresión de que somos objeto”.

La agrupación vecinal tiene claro que al Open le molesta que “digamos alto y claro que tiene unos contratos leoninos que ponen a esta instalación pública municipal al servicio de su negocio, y que con ellos nos devoran: devoran las instalaciones de la Caja Mágica echando al deporte de base a la calle y sin poder usar la piscina en las condiciones de cualquier polideportivo municipal”. Y también “devoran los aparcamientos del barrio que pasan a ser el parking gratuito del Open mientras cobran por los aparcamientos de la calle Embajadores” puede leerse en el citado comunicado.

Este año es clave para la negociación de los nuevos contratos de gestión de la instalación, es decir, “es el momento de que unos contratos hechos a modo y medida de las empresas dejen de ser los dueños de la Caja Mágica”, subraya la asociación. Por ello, tal y como ha trasladado al Ayuntamiento, demanda que se aproveche este periodo para garantizar que se instale un pabellón municipal para el deporte base en el Indoor Sur de la Caja Mágica. Además, la entidad demanda la utilización de “la piscina para las actividades formativas de los colegios y para el uso de los vecinos, como sucede en el resto de pabellones municipales”, y que “la pista 3, con capacidad para 1.800 espectadores, ahora reservada para el Open y para filmar anuncios y actos de este tipo, se convierta en un pabellón municipal para usos deportivos y culturales con una capacidad del que Madrid no dispone”.

Estas reivindicaciones, ya planteadas a los responsables municipales, son “urgentes y necesarias”. “Las vecinas y vecinos del barrio no vamos a dejar pasar este Open ni este año sin solución ¡Es el momento! ¡No nos callarán!”, asegura la Asociación Vecinal de San Fermín.