Corría el mes de julio de 1981 y el termómetro marcaba los 40 grados a la sombra a las cinco de la tarde cuando grupos de jóvenes que estaban participando en las fiestas de El Carmen, empujados por el sofocante calor, empezaron a refrescarse primero y a empaparse después con las bocas de riego del Bulevar vallecano. De aquel baño improvisado y de la vieja reivindicación del ‘puerto de mar para Vallekas” nació una batalla que, 27 años después, sigue reivindicando la fuerza de la utopía para alimentar el “barrionalismo”.

Durante todos estos años, a los vallecanos no les han faltado motivos para mojarse y mantener el carácter reivindicativo de esta fiesta. Y este año no es excepción. La Cofradía Marinera que organiza el evento ha elegido la defensa de los servicios públicos como leit motiv de la celebración que el próximo domingo congregará, como en ediciones anteriores, a miles de personas. “Nos enfrentamos a la dictadura del mercado, a políticas neoliberales cuyo dogma pasa por la privatización de los servicios públicos. Asistimos a un deterioro deliberado de estos servicios con el objetivo de justificar procesos privatizadores que fomentan y promueven la iniciativa privada. Pilares tan importantes en esta sociedad como la educación y la sanidad se están viendo ya afectados. Este año Vallecas ha salido a la calle en multitud de ocasiones para expresar su rechazo ante estas medidas privatizadoras encubiertas o no encubiertas que surgen de un lugar tan próximo para los vallecanos como la Asamblea de Madrid. Más que un fenómeno local, es un tentáculo de ese proceso global que avanza irreversiblemente. Por eso, desde la Cofradía Marinera y desde Vallecas queremos decir ¡BASTA! y mojarnos en defensa de servicios públicos gratuitos y de calidad como única vía para lograr el bienestar general”. Todas las vecinas y vecinos de Madrid que a lo largo del año han salido a la calle para denunciar las consecuencias de la privatización de estos servicios están invitados a participar en la fiesta, que este año contará con un nuevo presidente de honor: Miguel Ángel Gete Nebreda, escultor nacido en Villanueva de Gumiel (Burgos) que, desde hace muchos años reside en Vallecas y ha participado desde sus inicios de manera activa en el movimiento cultural vallecano. Gete toma el relevo del músico Luis Farnox, presidente honorario en 2007 que, a su vez, tomó el relevo de políticos como Inés Sabanés o Juan Barranco, el actor Juan Margallo, el pintor Pedro Sánchez o los músicos Ismael Serrano y Luis Pastor.