El pasado mes de junio la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, anunció durante el pleno del Estado de la Ciudad, que el parque de Valdebebas pasará a llamarse parque de Felipe VI. De acuerdo a los plazos barajados por el Ayuntamiento de la capital esta zona verde que ocupará una extensión cercana a las 500 hectáreas se inaugurará en vísperas de las elecciones municipales, en abril de 2015.

La creación de una Casa de Campo del Noreste en esta zona de la capital es una reivindicación vecinal que se remonta a hace décadas. Cuando, por fin, el proyecto se materializa, lo hace, en palabras de la AV Cárcavas San Antonio, “a costa de quitarnos una buena parte del parque para construir el desarrollo urbanístico de Valdebebas”. Además, “cambiaron el nombre que proponíamos, el de Casa de Campo del Noroeste, por el de parque forestal de Valdebebas para promocionar la venta de las viviendas que se estaban construyendo”.

Ahora, añade, “vuelven a poner a prueba nuestra paciencia” al volver a cambiar su nombre por el de Felipe VI”.

La asociación rechaza que los responsables municipales utilicen este parque “como juguete de intereses económicos y electorales”. Sin duda, sospecha, la alcaldesa espera a contar con la presencia del rey en la inauguración y así rentabilizar electoralmente la inauguración de una zona verde cuyas obras concluyeron hace tiempo.

La entidad ha iniciado una recogida de firmasonline contra el nuevo “bautismo” y conmina a la alcaldesa a “cumplir con sus obligaciones” y a “hacer nuestros barrios más habitables’ si quiere conseguir votos.