En los últimos meses diversos centros de salud del distrito han acogido concentraciones impulsadas por los colectivos vecinales contra este deterioro. Es el caso de uno de los establecimientos más abandonados por la Administración autonómica, el Centro de Salud de Orcasur, cuya asociación vecinal organiza cada lunes protestas a sus puertas desde hace varios meses.

La situación es tan alarmante que la mayoría de asociaciones vecinales de Usera se han unido ahora para plantarla cara, y ayer emitieron un comunicado que sirve de base para la nueva campaña se sensibilización y denuncia. En este marco, ayer por la tarde dos responsables de la Comisión de Sanidad de la FRAVM impartieron una charla en el Centro Cultural de Orcasitas, sede de su asociación vecinal, sobre el estado crítico en que se halla en estos momentos la sanidad pública en la Comunidad de Madrid. Varias decenas de personas participaron en el acto.

A continuación reproducimos el manifiesto de la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Usera, que da cuenta de los principales problemas que sufre la Atención Primaria en el distrito y finaliza con seis demandas básicas:

¡¡DA UN GRITO POR LA SANIDAD PÚBLICA!!

Manifiesto de las AAVV de Usera ante el desmantelamiento de la Atención Primaria en los Centros de Salud del Distrito de Usera

Ya antes de la pandemia sanitaria de la COVID-19 veníamos denunciando la falta de personal sanitario, la cada vez mayor dilación de días en ser atendido, la propuesta de cierre de los Centros a las seis de la tarde. Pero todo ello ha llegado a grados extremos con la pandemia que no solo no se han resuelto, sino que hay signos evidentes de que ha aumentado el deterioro de la Atención Primaria. Así constatamos que:

1.- Con la excusa de que no hay personal, ya se han cerrado varios centros de salud. Y en Usera, el Centro de Salud de Orcasur está a punto de ser cerrado, porque sólo tiene un médico por la tarde cuando había. Lo que hace que haya pacientes sin médico/a de familia o pediatra asignado, siendo un derecho constitucional, y un peligro de salud pública por el riesgo de contagio y agravamiento de las enfermedades.

2.- Además de la carencia de personal que todos los Centros sufren en mayor o menor medida, se han aumentado por tres las prestaciones sanitarias que tienen que hacer, debido a que ahora: 1. tienen que atender no solo la agenda de enfermos/as habitual, sino también 2. el seguimiento de la Covid-19, y 3. la vacunación. Y si ya una plantilla normal quedaría sobrepasada, mucho más con la escasa plantilla que hace imposible la Atención Primaria necesaria en momentos tan especialmente graves.

3.- La reducción de personal y el gran aumento de prestaciones, está obligando al personal a doblar turnos para evitar el cierre y que algunas situaciones de enfermedad no se agraven. Lo que perjudica muy seriamente a la atención domiciliaria y a las personas mayores y dependientes, es decir, a las más vulnerables. Además, el personal administrativo tiene que elegir entre descolgar el teléfono o atender a los y las pacientes que están en esperan, ¡como si esto fuera la cola de sacar entradas para un espectáculo!

4.- Las listas y los tiempos de espera en la atención primaria, llega a alcanzar en determinados Centros a los 15 días. Esto agrava las enfermedades pasando a ser irreversibles en muchos casos

5.- Se han cerrado los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) hace 20 meses, y no se han vuelto a abrir. Por ello, las urgencias se tienen que atender en los hospitales, con el grave hacinamiento y saturación que esto provoca, así como el riesgo de contagio que produce.

6.- Ante la falta de atención, algunos usuarios caen en la tentación, claramente injusta, de hacer culpable al personal del Centro de Salud de las situaciones que nos afectan como pacientes, y del deterioro de los Centros. Lo que la Consejería aprovecha para seguir el desmantelamiento.

7.- En vez de resolver todo ello se quieren imponer las video consultas que definitivamente hunde la atención presencial llegue a todos y en todos los casos.

8.- Está constatado que la continua privatización de la prestación de los servicios sanitarios está encareciendo los costes de la sanidad pública que pagamos con nuestros impuestos para que sea rentable a los que negocian con nuestra salud.

Ante todo ello exigimos:

  1. Recuperación de la plantilla orgánica de los centros de Salud e incremento de la plantilla ante la saturación ocasionada por la situación actual de pandemia.
  1. Recuperación de la atención presencial.
  1. No a los diagnósticos digitales.
  1. No a los recortes en los horarios de los centros de Salud.
  1. Apertura inmediata del SUAP (Servicio de Urgencia de Atención Primaria).
  1. En contra del aumento de los costes de la privatización de la Sanidad Pública.

Madrid, 1 de febrero de 2022

Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Usera.