A Esperanza Aguirre le crecen los enanos. Ayer, a las 19:00, mientras centenares de personas se manifestaban ante la Consejería de Educación contra la privatización de las escuelas infantiles, a menos de 500 metros, en la calle Aduana, frente a la Consejería de Sanidad, unas 300 personas hacían lo propio para exigir al ejecutivo madrileño el mantenimiento del hospital Puerta de Hierro. Los manifestantes, trabajadores del centro y vecinos y vecinas del distrito de Moncloa-Aravaca en su mayor parte, exigieron a la Comunidad que aclare qué piensa hacer con el viejo centro cuando abra sus puertas el nuevo hospital de Majadahonda, algo que se producirá en los próximos meses.

Ángel Cuéllar, portavoz la AV Poetas Dehesa de la Villa (Moncloa), una de las entidades convocantes, señaló que “a pesar de nuestros constantes requerimientos, la Consejería de Sanidad no nos dice nada del futuro de nuestro hospital. A los vecinos de Moncloa nos preocupa, y mucho, que lo cierren, habida cuenta de que el de Majadahonda nace ya saturado puesto que tendrá que dar servicio a cerca de 600.000 madrileños, más del doble de lo recomendado por la Ley General de Sanidad, y alcanzará los 800.000 con los crecimientos urbanísticos por el nuevo planeamiento general de Las Rozas, Galapagar, Cercedilla, Los Molinos, y el planeamiento propuesto en el Área Norte de Torrelodones (1.536)”. “Los vecinos no nos podemos permitir el lujo de que cierren sus instalaciones cuando el nuevo hospital no asegura la cobertura sanitaria a todos los usuarios de la zona. Pedimos, por tanto, al Gobierno regional que se comprometa a mantener el actual hospital público. Además, la Iniciativa de Financiación Privada elegida por el Gobierno regional como modelo de gestión del nuevo hospital no nos inspira ninguna confianza. La corta trayectoria de hospitales como el del Henares no hace sino confirmar nuestros temores”, indicó Cuéllar.

La defensa de una sanidad cien por cien pública y la crítica al modelo de gestión privada de los nuevos hospitales fue una constante en un acto que fue promovido por la FRAVM, la Coordinadora de AAVV de Valdezarza, así como la Plataforma de Trabajadores del Hospital, la CGT e IU, entre otros grupos.