“Estamos en alerta roja cada vez más negra, por los peligros que el gobierno Ayuso y Aguado suponen de forma permanente para el 99% de madrileños, repitiendo vicios ideológicos y apuntalando graves decisiones erróneas que no siguen ningún criterio científico. Sólo responden a un único objetivo, la especulación fácil con dinero de todos y a costa de la Salud Comunitaria”. De esta manera empieza un comunicado en el que se pone de manifiesto una forma de hacer que viene de lejos.

“Estamos gobernados desde hace más de dos décadas por el Partido Popular; en sus manos la Sanidad Pública ha sufrido un proceso continuado de privatizaciones. Todas estas privatizaciones han erosionado la calidad de la democracia al impedir el previo debate social y político imprescindible en este tema de trascendental importancia”, sostiene.

Así, continúa, “se ha producido una descapitalización de los centros sanitarios públicos, tanto en personal como en recursos materiales y tanto en Atención Primaria como en Atención Hospitalaria. La pandemia de SARS-Cov2, más conocido como Covid-19, que nadie pudo prever, ha puesto de evidencia no sólo las carencias del Sistema Sanitario Público madrileño, sino también la absoluta falta de un plan de actuación del Gobierno regional”.

Frente a este hecho, y a pesar de los pesares, “se ha demostrado que sólo lo público puede afrontar una emergencia de esta magnitud; de ahí la necesidad de reforzar y potenciar el Servicio Sanitario Público Madrileño”, indica la MEDSAP, antes de pedir los nombres de los asesores epidemiólogos a los que alude el Gobierno autonómico y sus consejeros.

La mesa tiene claro que “no se han tomado las medidas sanitarias necesarias para evitar el aumento de la pandemia”. “Más bien vemos un fuerte aumento de contagiados y fallecidos. ¿Por qué ? Es evidente que el Gobierno de Madrid ha incumplido todas las promesas que en junio vendió: contratar más personal sanitario para reforzar la AP y la Salud Pública; contratar rastreadores para seguir la cadena de contagios y garantizar la Salud Comunitaria de la población”, recuerdan los colectivos sociales.

Por otro lado, estos critican la construcción del nuevo hospital de pandemias “sin contratación de personal sanitario y solo con una reorganización de los profesionales de Hospitales Públicos y de Atención Primaria, que supondrá la disminución de efectivos en aquellos, afectando negativamente a su funcionamiento y por tanto a los usuarios”. “También -continúa- dará lugar a una disminución de la actividad asistencial, aumentando las listas de espera hospitalarias. En AP, ya de por si con asistencia deteriorada (por falta de personal, recargo por la atención telefónica y por la sobrecarga burocrática debido al Covid19); se producirá definitivamente un colapso asistencial”.

Todo esto, “sin haber hablado aún del coste económico que significa la construcción de nuevos hospitales. Del hospital del IFEMA hasta el momento no han dado datos transparentes de su gasto, y del nuevo de Valdebebas se dijo inicialmente que el coste sería de 50 millones de euros, aunque a fecha de 30 octubre hemos conocido que hay ya un sobrecoste de 45 millones de euros, sin justificación alguna por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid”.

Por ende, la MEDSAP rechaza los 900.000 € que el Hospital Gregorio Marañón ha pagado al centro privado Beata María Ana por 17 camas de hospitalización y 3 camas de cuidados intensivos tras derivar varios pacientes.

“Mientras tanto el número de fallecidos se incrementa mes a mes y no ha habido refuerzo de profesionales. Por otra parte, el pasado viernes 23 de octubre se reunieron en Ávila los presidentes de las comunidades de Castilla la Mancha, Castilla-León y Madrid para acordar el cierre perimetral de estas tres comunidades autónomas. Los dos primeros lo cumplieron, pero la Señora Díaz Ayuso como siempre, de forma incoherente y alocada incumplió dicho acuerdo. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar los desvaríos intencionados de esta Señora que perjudican a la población madrileña?”, se pregunta la MEDSAP.