Según la entidad vecinal, “desde hace muchos años” las calzadas y las aceras de varias zonas del barrio, principalmente de esas tres vías, “se están hundiendo respecto a la cota en la que se encuentran las viviendas unifamiliares”. Esto afecta a casas y garajes, pero también al colegio de educación infantil y primaria Antonio Machado, “cuyo patio y zonas de paso exteriores se encuentran igualmente afectados por el mismo problema”.

“La causa parece ser la propia composición original del terreno sobre el que se construyeron estas calles y las distintas promociones de viviendas, a lo que se sumarían supuestamente problemas de otra índole (filtraciones o fugas de agua) que estarían afectando al terreno y provocando el más que evidente hundimiento de las calles. No debe ser casualidad que el mayor hundimiento se observe en las zonas próximas a las alcantarillas o a los sumideros que recogen el agua de las lluvias”, indica la asociación.

Fuera como fuere, la realidad es que en algunas zonas la distancia entre la acera y la vivienda se ha ampliado hasta diez centímetros, lo que impide a algunos vecinos el acceso con sus vehículos a sus garajes. El problema, además, se agravó este invierno tras el paso del temporal Filomena: aumentaron las “filtraciones de agua, el hundimiento y las grietas que se perciben en el asfalto, en el pavimento o en los muros de estas vías del barrio”, informa el colectivo barrial. Si el terreno sigue cediendo, la vecindad teme que afecte a las conducciones de agua, gas y electricidad, “generando probablemente situaciones de peligro para la integridad de los residentes”. “Ello por no hablar de que el día menos pensado el vallado perimetral que cierra las parcelas de estas viviendas se le va a venir encima a cualquier peatón que en ese momento esté circulando por estas aceras”, alerta la asociación en su comunicado.

Sin respuesta del Ayuntamiento

Lamentablemente, el Consistorio de Arganda ha ignorado hasta la fecha las demandas de los vecinos y vecinas afectadas. “Llevamos desde el año pasado reclamando información al Gobierno municipal sobre qué es lo que está pasando en estas avenidas del barrio, pues queremos saber si hay algún plan de actuación para resolver este problema o si existe algún diagnóstico que nos permita informar al vecindario. Pero todos los intentos han sido en vano. Ni se ha respondido a nuestra exigencia de información, ni hemos obtenido respuesta a las últimas instancias en las que hemos solicitado reuniones in situ con el vecindario afectado para que el concejal del ramo y los/as técnicos/as de Urbanismo nos expliquen el problema, nos resuman las posibles soluciones y se comprometan a hacerlo en el menor espacio de tiempo posible” asegura la entidad ciudadana.

“Nos sorprende que -continúa-, aunque en repetidas ocasiones se nos ha insistido en que la vía para comunicarnos con el Ayuntamiento de Arganda del Rey son las instancias presentadas mediante el registro de las Oficinas de Atención a la Ciudadanía, este no conteste a nuestros escritos. Ni para informarnos sobre cuál es el problema que aqueja a estas calles, ni para reunirse con este colectivo ni con los/as afectados/as. Creemos, desde luego, que esta no es la mejor vía para favorecer la participación ciudadana en nuestro municipio”, apostilla.

La asociación intuye que la solución al hundimiento de las tres calles citadas “será muy difícil desde el punto de visto técnico y muy costosa en lo económico. Pero es obvio que hay que hacerla: podrían estar en riesgo muchas cosas. Podrían ocurrir accidentes desagradables que nadie quiere que se produzcan”. Ante esta situación solicitan al Ayuntamiento que “tenga la valentía y la voluntad para solucionar algo que cada vez más está preocupando a las gentes del barrio de La Poveda”.