Con el lema “Ayuso y compañía dan la estocada a la sanidad pública”, la MEDSAP, tras el parón de mes de agosto, vuelve a sacar a la calle su denuncia del deterioro de nuestro sistema público de salud, un deterioro que los ciudadanos y ciudadanas de la región viven en sus carnes día a día en las colas y listas de espera cada vez más largas de los centros de salud, los centros de especialidades y los hospitales. Y que lo sufren por una falta palpable de médicos, enfermeras y pediatras en Atención Primaria y recursos materiales y por decisiones tan poco racionales como la construcción del Hospital Isabel Zendal mientras permanecen cerradas alas completas de los hospitales Infanta Sofía (Hospital del Norte) e Infanta Leonor, o la clausura, desde hace más de dos años y medio, de todos los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) de la comunidad.

En el debate sobre el estado de la región celebrado esta semana en la Asamblea de Madrid, la presidenta Ayuso volvió a prometer la reapertura, en octubre, de todos los SUAP clausurados. Pero ¿quién puede creerla? Es la tercera vez que realiza esta promesa y a día de hoy no tenemos ni uno abierto. La MEDSAP no se fía de las palabras de la presidenta, como tampoco de otros anuncios realizados durante el debate.

Por eso, vuelve a salir a la calle, convencida de que solo la presión ciudadana conseguirá que nuestra sanidad pública recupere la calidad perdida en los últimos años.