A tal fin, se desplazaron a Madrid organizaciones de lugares tan diversos como Ferrol, Pontevedra, Bilbao, Barcelona, Valladolid, Zaragoza, Pamplona y Leganés. Asociaciones vecinales, colectivos ecologistas y expertos se dieron cita en el número 2 de la calle Bocángel de la capital para poner en marcha una coordinadora que haga frente a la actual proliferación de infraestructuras que generan campos electromagnéticos que pueden ser perjudiciales para el ser humano. La nueva red, de la que forman parte la Confederación Española de Asociaciones de Vecinos (CEAV) y las federaciones vecinales de Madrid, Leganés y Ferrol, así como Ecologistas en Acción y entidades especializadas como la Coordinadora Vasca de Afectados por Campos Electromagnéticos y las asociaciones catalana, navarra y vallisoletana de Afectados por la Telefonía Móvil, ya cuenta con un comité permanente formado por responsables que actuarán como representantes zonales de Galicia, Cataluña, País Vasco-Navarra, Madrid, Aragón y Castilla y León. Conscientes de que aún quedan muchos territorios por cubrir, uno de sus propósitos es contactar con grupos similares y ampliar la plataforma, que trabaja con un destacado grupo de científicos y juristas, expertos en la problemática. En definitiva, persigue aglutinar de alguna forma a todas las organizaciones existentes que trabajan dispersas con similares objetivos de estudio y vigilancia, como ocurre con: la sensibilización de la ciudadanía sobre los riesgos de los campos electromagnéticos, la presión sobre la Administración para conseguir fondos para la investigación experimental y epidemiológica y una regulación menos agresiva para las personas en las emisiones de los repetidores parabólicos herzianos, las antenas base y pico-antenas de telefonía móvil, los transformadores eléctricos, los emisores de Wifi, las líneas de alta tensión, así como la defensa de las personas afectadas por esas emisiones y el reconocimiento de la hipersensibilidad electromagnética como enfermedad.

La red se moverá en dos líneas fundamentales: la sensibilización ciudadana y la presión y negociación con las diferentes administraciones. Respecto a la primera, entre otras acciones, promoverá, junto a las Asociaciones de Madres y Padres, campañas de concienciación en los centros educativos dirigidas a niños y niñas. En virtud de la segunda, aprovechará la campaña a las próximas elecciones europeas para demandar a los partidos políticos su compromiso para elaborar una regulación sobre instalaciones que emiten campos electromagnéticos donde la salud de los vecinos y vecinas esté por encima del beneficio de las empresas. La misma regulación que se exigirá al Parlamento Europeo y, en clave interna, a los ministros españoles de Industria, Sanidad y Medioambiente, al Parlamento Español y a la Federación Española de Municipios y Provincias. En este marco local, es destacable la labor de una de las entidades de la Plataforma, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Leganés, que en la actualidad y tras consignar en el Ayuntamiento más de 11.000 firmas de ciudadanos para retirar las antenas de telefonía del núcleo urbano, negocia con el Consistorio una nueva ordenanza sobre antenas mucho más restrictiva que la actual.

Por último, la Plataforma ha acordado organizar una o varias acciones de protesta de cara al próximo 24 de junio, Día Internacional Contra la Contaminación Electromagnética.