En primer lugar, la asociación vecinal aclara que la parcela en cuestión es de uso dotacional, tal como figura en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) y como demostró una sentencia de hace doce años del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que respondía al contencioso administrativo interpuesto por un colectivo vecinal similar. Nunca ha sido una zona verde, aunque mientras tanto se haya usado como tal.

El terreno fue cedido en su día por el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid para la construcción de un centro de salud contemplado en su Plan de Infraestructuras (2004-2007). El citado contencioso judicial paralizó el proyecto y, a pesar de la sentencia del TSJM favorable al Ayuntamiento, consiguió que el Gobierno regional terminara por desechar la construcción de equipamiento. Mientras tanto miles de personas del barrio de Adelfas tuvimos que acudir a un centro de salud instalado en un barracón prefabricado y movilizarnos en defensa de la sanidad pública digna”, recuerda la asociación vecinal. Actualmente el centro de salud se ubica en un local de alquiler que cuesta varios miles de euros mensuales a la ciudadanía madrileña.

Por otro lado, la Policía Municipal lleva más de una década en una comisaría instalada en un barracón prefabricado en unas condiciones manifiestamente mejorables. El barracón ocupa parte de una parcela de reserva de infraestructuras, “que puede urbanizarse y ajardinarse y que tiene una superficie superior a la ocupada por el arbolado que se dice estar defendiendo”, indica la entidad.

El anterior Gobierno municipal se comprometió a levantar en la parcela dotacional un centro de Madrid Salud, organismo municipal orientado a la salud comunitaria y preventiva, así como una comisaría para que la Policía Municipal pueda abandonar el barracón. El actual ejecutivo local mantiene el proyecto incluyendo en sus instalaciones oficinas del SAMUR, proyecto que cuenta con el respaldo de la AV Los Pinos de Retiro Sur.

Para esta entidad, el colectivo que dice defender el parque defiende el interés particular de unos propietarios frente al interés general que suponen estos equipamientos colectivos. En esta defensa “ha utilizado discursos alarmistas que alertaban de la instalación de un Centro de Atención a las Drogodependencias (CAD) y de la presencia de toxicómanos que nunca compartiremos, y que solo muestran el desconocimiento de la labor que se desempeña en estos equipamientos. Además, tanto el anterior como el actual Gobierno municipal han desmentido públicamente que el proyecto contemplara la instalación de un CAD”, asegura la asociación vecinal.

“Desde el ecologismo social que mantiene nuestra asociación, la defensa acrítica de los árboles solo encubre el interés de un grupo de propietarios para que no les tapen las vistas con un equipamiento colectivo. El desmantelamiento de la comisaría prefabricada liberaría una superficie superior a la que se pierde para plantar nuevos árboles. Además, sería posible incorporar a los pliegos de condiciones técnicas que el nuevo equipamiento colectivo dispusiera de una terraza ajardinada y vegetal”, sugiere la entidad.

La realidad es que Retiro es un distrito muy consolidado urbanísticamente y cuenta con escasas parcelas municipales de uso dotacional. En su zona sur prácticamente solo dispone de la parcela del Pasaje del Hoyuelo y de otra en la calle Pajaritos. Sin embargo, carece de un centro de Madrid Salud, por lo que las vecinas y vecinos deben ser derivados a los centros de Puente de Vallecas y Arganzuela, ya de por sí saturados. Y lo mismo sucede con los servicios de especialidades. Al no existir un solo Centro de Especialidades del Servicio Madrileño de Salud, las y los pacientes son derivados a establecimientos de Puente de Vallecas, Moratalaz o Salamanca. A juicio de la AV Los Pinos de Retiro Sur, ambas parcelas deben ser utilizadas para solventar estas carencias y para ubicar el Centro de Salud de Adelfas en un local de propiedad pública.

“Defendimos el uso dotacional de la parcela hace más de una década y lo seguiremos haciendo. El bien común se encuentra por encima de los intereses particulares disfrazados de un interés por las zonas verdes”, subraya la entidad vecinal.