Las vecinas y vecinos de Retiro han reivindicado la construcción de un centro de salud para Adelfas desde hace más de 25 años. Ayer lo hicieron por última vez.

La Comunidad de Madrid incluyó a este barrio en los famosos 50 centros de su Plan de Infraestructuras (2004-2007). A tal objeto, el Ayuntamiento de Madrid cedió a la Comunidad una parcela colindante al centro de mayores Pérez Galdós, en la plaza de Pacífico. Sin embargo, un grupo de vecinos disconformes con la ubicación interpusieron un contencioso administrativo contra la cesión y paralizaron el proceso de construcción del centro.

Después de casi dos años de tensa espera y una ardua labor de las entidades ciudadanas para intentar superar la “parálisis” burocrática, el pasado mes de septiembre el Tribunal Superior de Justicia de Madrid rechazaba los argumentos esgrimidos por los demandantes para alivio de gran parte de los vecinos del distrito y de los médicos que, durante ese tiempo, se han visto obligados a trabajar en un barracón prefabricado que ocupa una de las pocas zonas verdes del barrio, en la calle Cerro Negro.

Superada la situación, representantes de la Plataforma y del Consejo de Salud de Retiro han solicitado una reunión a la consejería de Sanidad para obtener un compromiso con respecto a los plazos de construcción y el presupuesto asignado sin obtener, hasta el momento, respuesta alguna, un silencio que inquieta sobremanera a los vecinos.

Esta parálisis se suma a la noticia de algunas de las consecuencias de la propuesta de zonificación sanitaria de la Comunidad de Madrid, en virtud de la cual los vecinos de Retiro abandonarían el centro de especialidades de Peña Prieta para trasladarse ¡hasta Moratalaz!, a un ambulatorio que dará cobertura a 500.000 usuarios (700.000 dentro de apenas 2-3 años, con los desarrollos urbanísticos previstos en Arganzuela y Vicálvaro).

Por todo ello, la Plataforma Ciudadana de Retiro, convocó una manifestación que tuvo lugar en la mañana de ayer con apoyo de las agrupaciones de IU y PSOE de Retiro. Más de doscientos vecinos secundaron la movilización. Algunas de las proclamas más coreadas pedían un ‘centro de salud para las Adelfas’ y la dimisión del consejero de Sanidad, Manuel Lamela. La manifestación terminó en la plaza de Pacífico, donde los vecinos formaron una cola para escenificar ‘la lista de espera más larga de Madrid’.