Unas quinientas personas secundaron ayer la concentración convocada por la A.V. del barrio de La Estación de Coslada para denunciar el cierre, por segundo año consecutivo, del ambulatorio del barrio durante los meses de verano ya que, al decir del gerente del Área 2 de Atención Primaria, Alejandro Gracia, no encuentran profesionales que sustituyan a los dos médicos que prestan servicio en el centro de salud del barrio de La Estación. Al término de la concentración, a la que amén de las vecinas y vecinos, acudieron a la concentración representantes de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y de los grupos municipales del PIC, IU, PSOE y Ciudadanos de Coslada y San Fernando, el consejero de Sanidad, Juan José Güemes se puso en contacto con los representantes vecinales para concertar una reunión que ha tenido lugar hoy a las nueve de la mañana.

En el encuentro, Güemes se ha comprometido a garantizar, al menos, el servicio de un médico en el turno de mañana y a visitar el centro en septiembre para valorar, en compañía de los representantes de la A.V. del barrio de La Estación de Coslada, las mejoras de servicio e instalaciones que plantean.

Ricardo Sánchez, presidente de la asociación vecinal ha señalado que en el encuentro, “Güemes ha mostrado en todo momento una actitud dialogante”, pero ha subrayado que “nos mantendremos vigilantes para asegurarnos de que cumple su palabra”.El barrio de La Estación de Coslada, en el que viven aproximadamente 3.000 vecinas y vecinos, está delimitado por el río Jarama, las líneas de ferrocarril y un polígono industrial de considerables dimensiones que aísla a la población del resto de los barrios del municipio. El cierre del ambulatorio del barrio suponía, por tanto, un enorme trastorno para los vecinos, muchos de ellos muy mayores, que tenían que coger un autobús que tarda más de una hora para trasladarse al centro de salud más próximo, ubicado a tres kilómetros de distancia.