En los años ochenta no existía una sola zona verde en el barrio de Adelfas (Retiro), un barrio delimitado por la M-30, las vías del tren y grandes vías urbanas. La Junta Municipal hacía oídos sordos a las constantes peticiones dirigidas por la recién nacida asociación vecinal Los Pinos de Retiro Sur para que adecentara el borde de la M-30 a su paso por la zona sur del barrio, calificada como zona verde en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, de manera que la entidad convocó a las vecinas y vecinos del barrio a plantar árboles para construir un “parque” que sirviera de pantalla acústica y zona de juego y esparcimiento. La plantación, en la que participaron jóvenes y mayores, se llevó a cabo utilizando como lema una famosa frase de Martin Luther King, “si supiera que el mundo se ha de acabar mañana, yo aún plantaría un árbol”.

Durante años, viendo la desidia municipal, fueron por tanto, las vecinas y vecinos de Adelfas los encargados de cuidar y de regar estos árboles.

Por fin y, en el contexto de la remodelación de la M-30, el Ayuntamiento de Madrid accedió finalmente a construir un parque que fue inaugurado en octubre de 2007.

La A.V. Los Pinos de Retiro Sur, en colaboración con otras asociaciones y colectivos del distrito, propuso a la Junta Municipal de Retiro que bautizara el parque con el nombre de Martin Luther King en memoria de las vecinas y vecinos que sembraron las primeras semillas del precario parque, una propuesta que fue aprobada, elevada al Ayuntamiento de la capital y finalmente aceptada.

Siete años después de la inauguración de la zona verde, a la que asistió el entonces alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, no hay ninguna señal que identifique el parque hasta el punto de que el vecindario desconoce su nombre. La respuesta del Consistorio a las repetidas peticiones dirigidas por la AV Los Pinos de Retiro Sur es que “no hay dinero” o que ““se trata de un parque lineal de ámbito local que no afecta a itinerarios generales de circulación, no dispone de aparcamiento público y en su recinto e inmediaciones no tiene ninguna atracción turística que lo caracterice” .

Una vez más, por tanto, la asociación tomó la iniciativa y el pasado 27 de abril instaló cinco señales en varios accesos al parque junto con el colectivo Todo por la Praxis aprovechando la celebración de su 34º aniversario.