La marcha, que contará con todas las medidas sanitarias, saldrá a las 12.00 de la plaza del Movimiento Vecinal, frente al polideportivo Luis Aragonés, y tras recorrer Mota del Cuervo, Emigrantes, Arequipa y Ayacucho, terminará en el solar a las 14.00 horas, donde está prevista una performance de Greenpeace.

Después del éxito de participación de la manifestación convocada en diciembre, tras descubrir los vecinos y vecinas que pese al acuerdo del pleno de la Junta de Hortaleza de paralizar el proyecto hasta no ser debatido con las entidades ciudadanas se habían destinado 2,2 millones de euros a su construcción en el presupuesto de 2021, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, organizó la reunión que venían reclamando. Sin embargo, en esta cita no hubo ningún compromiso claro sobre su paralización. Además, el formato de reunión planteado por el concejal presidente de Ciudadanos, Alberto Serrano, en el que cada partido político llevó a un vecino que estimó oportuno, en lugar de dar voz a entidades que representan a cientos de personas o al Foro Local del distrito, fue un amaño con apariencia de participación.

Borja Carabante solo mostró un anteproyecto, que contempla asfaltar dos tercios de la parcela como aparcamiento de superficie para cerca de 400 coches junto a un instituto y un centro de salud, además de habilitar una dársena para los autobuses que tienen su cabecera en Mar de Cristal. Además, vecinos y vecinas se sienten engañados “porque el anteproyecto estaba fechado en junio de 2020, y en septiembre el concejal presidente de Ciudadanos, Alberto Serrano, dijo que no había ningún proyecto”, recuerda una de las portavoces de la Plataforma, Raquel Collado.

Ahora, tras recoger más de 5.000 firmas en contra de la construcción del parking tanto en Change.org como en las mesas que se han instalado en la calle durante dos meses, las asociaciones integradas en la Plataforma contra el Parking de Mar de Cristal vuelven a manifestarse para demostrar que el macro aparcamiento cuenta con gran rechazo vecinal, y exigir al ayuntamiento que cumpla los compromisos adquiridos en el Pleno de la Junta de Hortaleza. En el solar, calificado como zona deportiva, ya estuvo prevista la construcción de un polideportivo paralímpico dentro de la candidatura de Madrid 2020 impulsada por Gallardón, y posteriormente Manuela Carmena realizó una consulta ciudadana en la que 8.000 vecinos del barrio votaron a favor de transformar la parcela en una zona verde con equipamientos culturales, deportivos y de disfrute peatonal.

Una biblioteca en lugar de coches

En lugar de este parking, ubicado en el centro del barrio, cuyo uso está vinculado a la utilización del transporte público -está reservado a vehículos procedentes de fuera del barrio que aparquen en la explanada y luego cojan el metro o el autobús-, se aprobó también en el pleno de enero instar a la Comunidad de Madrid a que construya una biblioteca, demandada hace casi una década, que ya estaba prevista en otro solar cercano en Arequipa, pero que el Ayuntamiento de Madrid ha decidido ahora destinar a nuevas instalaciones del Samur. Hortaleza sólo tiene una pequeña biblioteca en Huerta de la Salud y otra en Sanchinarro: es el distrito con la tasa más baja de libros por habitante en bibliotecas públicas, con un 0,52, en una Comunidad como Madrid que ya de por sí tiene la tasa más baja de España en bibliotecas por cada 100.000 habitantes.

La Plataforma contra el Parking en Mar de Cristal estima además que este aparcamiento disuasorio, que no beneficia a los vecinos de Hortaleza, sino que atraerá coches de otros barrios, generando más contaminación y atascos, no es necesario, ya que se ha comprobado que a d

iario hay miles de plazas vacías en los aparcamientos gratuitos del centro comercial Gran Vía de Hortaleza o el Palacio de Hielo.

Los ciudadanos reivindican un plan de movilidad sostenible en Hortaleza, que incluya una apuesta por los carriles bici -también se eliminó uno al principio de la legislatura-, la llegada de BiciMad -las 25 bicicletas de BiciMad Go han desaparecido del barrio-, ampliación de espacios peatonales -sólo se han peatonalizado en el distrito 350 metros de una calle- y la implementación de la ciudad de los 15 minutos, como están haciendo multitud de ciudades españolas y del resto del mundo.

Los ocupas de Iberdrola junto al colegio Juan Zaragüeta

También participarán en la marcha del domingo los padres y madres del colegio público Juan Zaragüeta, que exigen al Ayuntamiento de Madrid que obligue a Iberdrola a cumplir el acuerdo de Pleno de Cibeles y abandonen el solar colindante con este centro, que les fue cedido por el área que dirige el ciudadano Mariano Fuentes como aparcamiento pese a ser reclamado para uso infantil, en aras de mantener las distancias de seguridad en tiempos de Covid. Las familias piden al Ayuntamiento que actúe con la gran empresa eléctrica de manera igual de contundente que con otros colectivos más débiles.

Iberdrola ya había pedido medidas cautelares para no cumplir ese acuerdo del Pleno el 31 de diciembre, pero también ha recurrido a los tribunales para paralizar la devolución del terreno, cuya cesión vencía este 11 de marzo. La Ampa del Zaragüeta, que se unió el pasado viernes a la #RevueltaEscolar que se extiende por ciudades de toda España demandando espacios seguros y saludables, tacha la actuación de Iberdrola de greenwashing. La eléctrica se anuncia como una empresa defensora del medioambiente, mientras promociona el uso del coche particular entre sus empleados a costa de la salud y el derecho a espacios deportivos y de juego de los niños de Infantil y Primaria del Zaragüeta.