En 2007, Entrevías fue declarada Zona de Rehabilitación Integral (ZRI) gracias a la petición de más de 13.000 vecinos que suscribieron la petición. La declaración oficial se traducía en una subvención media de hasta un 60% del coste de la obra, una ayuda más que necesaria para acometer la rehabilitación en un barrio de población envejecida y pensiones modestas y unos índices de paro superiores a la media madrileña.

Las familias de 200 bloques se embarcaron en la rehabilitación. Muchas de ellas tuvieron que pedir préstamos y pagar elevadas derramas. Al esfuerzo económico se sumaba la dificultad de los trámites administrativos. Pero lo peor estaba por llegar: pasaban los años y el Gobierno de la Comunidad de Madrid no abonaba las subvenciones.

Las asociaciones vecinales La Viña, La Paz y Trabenco de Entrevías coordinaron esfuerzos y tramitaron más de 400 solicitudes exigiendo el abono de las ayudas concedidas. La pelea administrativa tuvo también su reflejo en las fachadas de los edificios: decenas de pancartas con la leyenda “Rehabilitación, ¿dónde está la subvención?”

Por fin, a finales de 2014 y principios de 2015 el Gobierno regional abonó el 40% del coste de la obra a la mayoría de comunidades. Gracias a esta pequeña victoria, las familias afectadas han podido cancelar parte de sus deudas y pagar sus préstamos. Sin embargo, la lucha continúa: queda por cobrar el 20% restante.

La comisión creada por las asociaciones vecinales y las familias afectadas han acordado lanzar la campaña de solicitudes por escrito a la Comunidad de Madrid y volver a colocar los carteles en pisos y locales. En esta ocasión, con el mensaje “Rehabilitación en Entrevías, la lucha continúa”.