Centenares de niñas y niños están escolarizados en centros educativos en obras o, bien, han tenido que desplazarse a otros colegios alejados de sus domicilios por los retrasos que acumulan cinco centros proyectados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid: el CP Maestro Padilla (Carabanchel), el CP Ausias March (Villaverde), el CP Constituciópn de 1812 (Leganés) y los CP Antonio Fontán y Josep Tarradellas, ambos en Fuencarral.

Todos ellos deberían haber abierto sus puertas para el inicio del curso 2011-2012, pero no ha sido así.

El CP Ausias March, en el distrito de Villaverde, cuenta ya con las aulas de Infantil, que ocupan ya 265 alumnos. El resto de niños, sin embargo, siguen esperando en otros centros a que concluyan unas obras paralizadas hace meses como consecuencia de la quiebra de la empresa adjudicataria. El AMPA del colegio y la Asociación Vecinal Independiente de Butarque (AVIB) esperan ahora que la Consejería de Educación edifique todas las aulas que quedan para garantizar que las niñas y niños del barrio comiencen el curso escolar 2012-2013 en el Ausias March.

También el CP Maestro padila de Carabanchel debería haber abierto sus puertas para el inicio del curso vigente. A estas alturas, sin embargo, ni siquiera está lista la cimentación del nuevo edificio, según el AMPA del centro, porque el Gobierno regional rescindió el contrato con la constructora. Los 175 alumnos adscritos al colegio estudian en estos momentos en otros dos centros del distrito. A ellos se sumarán el próximo curso otros 125.

En el distrito de Fuencarral afectados por retrasos son dos. En el CP Antonio Fontán, cuyas aulas ya están a pleno rendimiento, siguen esperando la construcción del gimnasio y de las pistas deportivas. La desesperación de las madres y padres ha llegado al punto de que han pagado de su propio bolsillo la instalación de unos columpios en el patio escolar. El otro centro, el CP Josep Tarradellas, las alumnas y alumnos que acuden a clase conviven con los andamios de unas obras que, esperan, hayan concluido para el próximo mes de septiembre.

Las asociaciones vecinales y AMPA que convocaron la movilización denunciaron que muchos de los ‘centenares de pequeños y jóvenes afectados tienen que desplazarse diariamente a otros centros educativos situados incluso en otros distritos y municipios con el consiguiente agravio para sus familias’, una situación que también se sufre en otros puntos de la Comunidad, como Pinto, Vicálvaro, Rivas, Coslada, Batres, Arganzuela, Arroyo Culebro (Leganés), etc.

Esta tarde, representantes de la comunidad educativa de los colegios afectados, más las del CEIP Leopoldo Calvo-Sotelo de Las Tablas y el CEIP 2 de Mayo de Pinto se reunirán con portavoces de los distintos grupos parlamentarios con representación en la Asamblea de Madrid.