Al mismo tiempo, dentro del parlamento regional, una amplia representación de la plataforma organizará una asamblea ciudadana y registrará una carta dirigida a la consejera de Educación que ya ha sido firmada por centenares de vallecanos y vallecanas. La misiva, en la que se insiste en que la “educación no es un gasto sino una inversión” y no se puede recortar, sobretodo en estos tiempos de crisis, resume las razones que han llevado a las AMPAs, profesores y alumnos de numerosos centros públicos de ESO y bachillerato, primaria y educación infantil de Puente y Villa de Vallecas no sólo a convocar el acto de mañana sino a unirse para crear la citada plataforma.

La Asamblea de Centros Educativos Públicos de Puente y Villa de Vallecas denuncia que para el curso 2010/2011 la Consejería de Educación ha reducido de nuevo los recursos destinados a la enseñanza pública: se han suprimido plazas de profesores, de orientadores, horas de dedicación a la tutoría, y se han limitado aún más los recursos para actividades complementarias. Un recorte que, resalta, “ha sido únicamente para la escuela pública, en una cantidad de 4.548 millones de euros (4,8% menos que el año anterior)”, mientras “el presupuesto para la escuela privada concertada ha aumentado en 855 millones de euros (0,7% más)”. “Esto significa un agravio comparativo y sobre todo una clara voluntad de la Comunidad de Madrid de desprestigiar la enseñanza pública a favor de la privada concertada. El propósito es convertir la enseñanza pública en un servicio asistencial, justificar la inversión en la privatización de la enseñanza mediante una gestión incompetente e ideologizada de los recursos públicos, y favorecer los intereses privados, algo que también se hace, por ejemplo, al ceder suelo público o al no controlar la admisión de alumnos en los centros de gestión privada”, indica el movimiento en la citada carta.

Según su parecer, “la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid incumple sistemáticamente la normativa legal y permite que las escuelas privadas concertadas pongan obstáculos y se resistan a la escolarización del alumnado con necesidades educativas especiales, que necesita mayores esfuerzos y recursos. Y que consiguientemente, dicho alumnado se concentra en la escuela pública, creando guetos”, denuncian.

Según las asociaciones de Vallecas, para mejorar esta situación sirve de poco la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI) que deberán realizar el próximo jueves, 28 de abril, todos los alumnos de 3º de la ESO. “Durante varios años se ha venido realizando esta prueba sin ver consecuencias beneficiosas para los IES con peores resultados, no ha habido más dotación de medios, ni de profesorado, ni de presupuesto, más bien al contrario. La única consecuencia que hemos conocido ha sido la publicación de un ranking de centros de acuerdo a sus calificaciones donde se pretende valorar el nivel educativo de los centros evaluados, sin tener en cuenta el punto de partida de cada centro, es decir, el nivel socioeconómico de la zona donde está ubicado. Es una prueba pervertida en su origen y en sus objetivos”, sostienen las AMPAs vallecanas, por lo que piden su derogación y que no se haga público la citada clasificación.

La segregación del alumnado y la falta de recursos humanos y materiales deteriora a un sistema educativo “que ya padece uno de los menores niveles de gasto público entre las Comunidades Autónomas y los países del entorno y, como consecuencia, unas mayores tasas de fracaso escolar y abandono temprano de las aulas”, sostiene la plataforma, que tiene claro que el “verdadero ejercicio de la libertad sólo se garantiza mediante una educación amplia y diversa en las mismas condiciones para todos y todas, sin que puedan prevalecer diferencias económicas, de raza, sexo o cualquier otra”.