Cerca de 1.000 organizaciones sociales, muchas de ellas miembros del Foro Social de Madrid, mostraron públicamente su rotundo rechazo al Real Decreto 3/2012 de la Reforma Laboral en un acto público que tuvo lugar en el Ateneo de Madrid el pasado 21 de marzo. Todas ellas, incluidas la FRAVM, subrayaron que se trata de una reforma laboral injusta, ineficaz e inútil, enmarcada en un ataque sin precedentes al Estado de Bienestar y a los servicios públicos, que va a provocar más recesión y paro. Una reforma laboral que supone un retroceso social y democrático, que pone en riesgo el modelo de convivencia y que junto al escenario de recortes sociales generalizados, asesta un duro golpe a los pilares del Estado Social, sobre la base de un modelo medioambientalmente insostenible.

En estos términos, las referidas organizaciones manifestaron su apoyo a la Huelga General y a la manifestación convocada para el 29 de marzo por CC OO y UGT, como expresión democrática de rechazo a la Reforma Laboral aprobada por el Gobierno del PP, así como su implicación en las movilizaciones e iniciativas que en defensa del modelo social y a favor de los servicios públicos de calidad se desarrollen en defensa de una sociedad democrática, vertebrada, solidaria y participativa, única garante de igualdad, no discriminación y cohesión social.

El Foro Social volvió a exigir a las administraciones públicas que promuevan políticas dirigidas hacia la sostenibilidad, donde se anteponga lo ambiental y lo social frente a lo económico, comoestrategias justas para salir de la crisis. Reclamaron un cambio de la política fiscal, la reforma del sistema financiero, otra política de rentas y mecanismos de control de precios y un imprescindible cambio de modelo productivo.

Por último, hicieron un llamamiento para que el conjunto de las vecinas y vecinos de Madrid conviertan la Huelga General en una huelga de consumo para poner de manifiesto su rotundo y radical rechazo a las fórmulas de reducción del gasto público y la desregulación del mercado laboral como únicos mecanismos de reactivación económica.