La asociación vecinal La Meseta de Orcasitas y el Foro de Orcasitas, que había obtenido el preceptivo permiso de la Delegación de Gobierno para celebrar una concentración en la Puerta del Sol, ha decidido desconvocar la movilización “como gesto de buena voluntad” ante la reunión que los representantes vecinales mantendrán esta tarde con el gerente del IVIMA, José Antonio Martínez Páramo.

Las vecinas y vecinos del barrio de Orcasitas (Usera), que siguen en pie de guerra ante la amenaza de que más de 2.000 familias puedan quedarse sin calefacción, valorarán en una asamblea que tendrá lugar mañana el resultado de la reunión y, en caso de que sean negativos, estudiarán dar continuidad a la campaña de movilizaciones iniciada hace varias semanas.

Orcasitas es el único barrio de Madrid que se autoabastece de energía calorífica al poseer una central térmica que gestionan, desde hace 30 años y de manera voluntaria, los propios vecinos. En los últimos años, éstos han invertido más de 540.000 euros en renovar e informatizar las instalaciones de la central, que se levantan en un terreno propiedad del IVIMA, pero ahora las tuberías de la red exterior, las que van de la instalación a los bloques de viviendas, se caen de viejas. Debido a su deterioro, el barrio ha sufrido 20 cortes de suministro en el último año.

La reparación de las tuberías costaría unos tres millones de euros, es decir, unos 1.300 euros por cada familia, “algo extraordinariamente gravoso” en el barrio con menor renta per-cápita de la ciudad. “A ver cómo pueden pagar esa cifra personas que cobran 400 euros de pensión”, se pregunta Félix López Rey.

La central térmica de Orcasitas, que produce 15 kilovatios/hora y abastece a 2.400 hogares, es un modelo por su optimización del consumo y ahorro energético. De gasóleo en sus primeros tiempos, ahora funciona únicamente con gas natural, aunque en el exterior de la central ya se están instalando paneles solares.