“Rommy Arce no nos da soluciones y en general no tiene en cuenta los planteamientos del barrio. La actividad de la Junta Municipal en Orcasitas apenas se percibe en éstos dos años y medio de legislatura y la sensación generalizada entre los vecinos y las vecinas es de quiebra de las expectativas e ilusiones depositadas en el actual equipo distrital”, indica la Asociación Vecinal de Orcasitas, promotora de la protesta, en un comunicado que hizo público con motivo del pleno. Los dirigentes de la entidad estuvieron ayer acompañados por representantes de otras asociaciones vecinales del distrito (como San Fermín o Zofío), que también se encuentran molestos por la actitud de la concejala.

La decepción de los vecinos de Orcasitas tiene su base en cinco motivos. El primero es la “situación general del barrio: el PP nos dejó un barrio abandonado y sin mantenimiento, con deficiencias graves en la prestación de servicios públicos: limpieza, vías públicas y zonas verdes, tal y como trasladamos a la concejala presidenta al inicio de su mandato. Dos años y medio después, no percibimos el cambio necesario”, sostiene la asociación. El segundo tiene que ver con la remodelación de la Plaza de Asociación y los jardines: “la plaza sigue deteriorándose y no nos dan solución. Los jardines del barrio no están en la prioridad de la Junta Municipal que no impulsa con el área encargada de su ejecución para que lleve adelante las mejoras”.

Otra demanda no atendida es la residencia de proximidad para la tercera edad. “El barrio tiene más población que muchos pueblos de España que cuentan con una residencia pública. Hace más de un año que planteamos en pleno municipal instar a la Comunidad de Madrid a construirla en el suelo público disponible y no se ha hecho o al menos no se nos ha informado sobre la materialización de este acuerdo”, indica la entidad.

Por otro lado, la asociación comparte espacio con el Centro Cultural de Orcasitas y sobre él tiene un derecho de uso conquistado hace décadas. “El gobierno del Partido Popular trató en numerosas ocasiones de restringir los derechos de la asociación sobre el local. Un año y medio después y aún a pesar del apoyo del pleno al reconocimiento de la asociación de vecinos en este espacio, la situación sigue siendo la misma”, es decir, un uso mucho más limitado de lo que demanda la entidad.

Por último, el campo de fútbol de la Asociación Vecinal de Orcasitas, “donde se desarrolla un proyecto educativo, participativo y deportivo” sigue abandonado. “El compromiso adoptado por el Pleno Municipal de junio aún no se ha cumplido”, recuerda la AV Orcasitas.

¿Cómo respondió ayer Rommy Arce ante las reclamaciones vecinales? Para Félix López Rey, uno de los dirigentes históricos de la asociación, su “contestación fue vaga, inconsistente. Realmente no respondió a nada de lo que se había planteado. Una auténtica huida hacia adelante”. “Los que están por encima de ella tendrán que tomar medidas porque esto está a punto de explotar. Lo peor de todo es el desprecio hacia el movimiento ciudadano y hacia los barrios del distrito: ha quedado tres veces en visitar Orcasitas y todavía la estamos esperando. Y lo mismo sucede con el resto de barrios, lo que resulta inadmisible para una concejala distrital”, sostiene López Rey.

La entidad ciudadana recuerda en su comunicado que en julio de 2015 dio la bienvenida a la concejala con grandes expectativas, pues esperaba que, a diferencia del anterior mandato del Partido Popular, “aumentase la sensibilidad hacia uno de los barrios más desfavorecidos de Madrid”. Entonces se ofreció como la interlocutora natural e histórica del barrio para facilitar la actuación municipal. Pero “lejos de considerarse esta iniciativa como una oportunidad para trabajar de otra manera con los barrios, la concejala no ha contado con el tejido asociativo del distrito. Pensamos que no nos merecemos este trato, máxime tras años de luchas por la dignidad. Han sido muchos años de padecimientos en los barrios con el gobierno del Partido Popular para que ahora nos traten de esta manera”, indica la entidad, antes de recordar que “existe una gran diferencia entre el discurso de la concejala y el ejercicio del cargo. Esperábamos más. El lema “Gobernar escuchando” en Usera no se percibe. Por otra parte pensamos que Rommy Arce prima las políticas de imagen sobre la actuación efectiva en su distrito”.

“Somos una asociación de las que llaman históricas del movimiento vecinal de Madrid. Una asociación que se fundó en la clandestinidad, cuando padecíamos la dictadura franquista y que, desde entonces no ha dejado de luchar por la mejora de las condiciones de vida de los vecinos y vecinas del barrio. Nuestro lema: “del barro al barrio”, es significativo de lo que ha sido nuestra historia y nuestra lucha. Actualmente contamos con más de 3.500 socios y en estos cuarenta años de existencia nunca hemos dejado de trabajar por Orcasitas. Por eso, siempre hemos sido una voz crítica sin importarnos el color del gobierno. Hemos sabido aplaudir los logros vengan de donde vengan y manifestar nuestro desacuerdo cuando las cosas no han ido bien, como es el caso. De hecho, en las dos últimas décadas, hemos mantenido con dignidad el pulso al que nos sometió el equipo de gobierno de López Viejo y Jesús Moreno en la Junta de Usera. Para ambos hemos sido el máximo exponente de la oposición vecinal en el distrito. Precisamente por eso, para nosotros es doloroso pero necesario manifestar nuestra decepción con la concejala presidenta”, apostilla la asociación.

En definitiva, resumen la entidad en su manifiesto, “esperábamos una mejor gestión de los asuntos del distrito. Estamos hartos de ver como en el resto de distritos salen adelante numerosos proyectos y en el nuestro no. No es de recibo que nuestra concejala no lidere e impulse la ejecución de los proyectos. Da la sensación de que el distrito y este barrio le importan poco y está a otras cosas. (..) Una vez más Orcasitas cae en el olvido de la Junta Municipal de Usera y eso es algo que no debe suceder con un gobierno que entendemos debe ser sensible a los barrios. Exigimos un cambio. Esto no puede seguir así. Pedimos a la alcaldesa de Madrid un cambio en Usera. Aún estamos a tiempo. Este distrito merece algo mejor”, concluye la asociación.