Ese día, por orden del polémico alcalde de la ciudad, David Pérez, 16 agentes de la Policía Local la echaron junto a otros miembros de la asociación de la antigua casa del conserje del Colegio Público Daniel Martín, que usaban desde 2009 en virtud de un acuerdo de cesión con el Consistorio. Pérez, de manera unilateral y rechazando en todo momento el diálogo con la entidad y con la FRAVM para buscar una salida alternativa, suspendió el convenio, que debía prorrogarse hasta enero de 2017, con el fin de usar el espacio como centro de educación especializado en alumnos con discapacidad. Tras su desahucio, la asociación vecinal demandó al Ayuntamiento y ahora el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 22 de Madrid le da la razón con un fallo en el que declara nula la resolución municipal del desalojo y obliga al Consistorio a pagar las costas del proceso.

“Resulta vergonzoso que en estos tres años nuestro antiguo local solo se haya usado 13 días para acoger dos actividades, una el mes pasado y otra este mes”, indica indignada la presidenta de la AV Torres Bellas, que esta mañana ha registrado en el Ayuntamiento un escrito por el que demanda, en virtud de la sentencia judicial, la cesión de la antigua casa del conserje u “otro local conforme a los usos asociativos de la entidad”. Una cesión que, como mínimo, debería prolongarse tres años, “que es el periodo de tiempo en que nos hemos visto privados del meritado local sin amparo legal alguno”.

En su escrito dirigido al alcalde, la asociación también solicita que se abstenga de recurrir la sentencia judicial, “destinando a otras actuaciones de utilidad social los recursos jurídicos del Ayuntamiento”, un Ayuntamiento que “tiene más necesidades sociales, además de la de facilitar al movimiento asociativo y vecinal los medios propios para el desarrollo de sus fines en beneficio de todos los vecinos y vecinas del municipio”.

La asociación vecinal Torres Bellas nació en Alcorcón en 1995 para mejorar las condiciones de vida del vecindario, promover la participación ciudadana y defender los servicios públicos. Nueve años más tarde, el Ayuntamiento cedió la exvivienda del conserje del Colegio Público Daniel Martín, sito en el barrio, para facilitar el desarrollo de sus actividades. Desde entonces, la entidad, que ha participado de forma activa en espacios municipales como el Consejo Local de Seguridad, los Consejos Sectoriales, la Junta de Distrito o el Pacto Ciudadano contra la Violencia de Género, desarrolló en su sede decenas de actividades informativas y formativas, muchas de ellas en colaboración con las concejalías de Servicios Sociales y Juventud e Infancia. Esta relación con el Consistorio no la ha impedido mostrar su postura crítica con la gestión de los recursos y servicios del municipio, tanto de manera individual como desde la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos de la localidad, algo que a buen seguro no ha sido ni es del agrado del controvertido David Pérez.