La movilización que las asociaciones vecinales de seis distritos de la capital (Puente de Vallecas, Ciudad Lineal, Usera, Arganzuela, Retiro, San Blas) acordaron llevar a cabo el pasado 18 de diciembre coincidió con los primeros días de la huelga indefinida convocada por los jardineros de Madrid Río contra el anuncio, por parte de la UTE adjudicataria del servicio (Parques Singulares, compuesta por Grupo Raga y Nitlux, que gestiona los seis parques históricos de la ciudad y, desde el pasado 1 de diciembre, también el Madrid Río), del despido de 127 trabajadores a partir del 12 de enero de 2015.

Las asociaciones vecinales quisieron recoger el manifiesto descontento de la ciudadanía madrileña por la suciedad que se acumula en las calles (cubos y contenedores sin recoger, aceras y calzadas llenas de desperdicios, parques y zonas verdes descuidadas…) y convocaron concentraciones en las juntas municipales de los referidos distritos para denunciar la progresiva degradación de los servicios de limpieza viaria, recogida de basuras y mantenimiento de zonas verdes, en especial desde la unificación de varios servicios municipales externalizados en un megacontrato y la posterior aplicación de un ERTE que se tradujo en la pérdida de más 1900 empleos de limpieza y 600 de jardinería.

Por la mañana, la AV Cuatro Caminos registró en la Junta Municipal de Tetuán las firmas recabadas en su campaña de denuncia. La AV Valle Inclán, por su parte, registró en la Junta Muncipal de Chamartín una carta en la que trasladan al concejal la “indignación” y “preocupación” del vecindario por una situación en la que “cada vez más trabajadores van al paro, cada vez hay menos servicios para los vecinos y cada vez más insalubridad en las calles, a pesar de seguir pagando los impuestos”. Añaden en la misiva que apoyan las “justas” reivindicaciones de los trabajadores y reclaman la remunicipalización de los servicios públicos y la descentralización del Ayuntamiento en los distritos de manera que les dote de “más medios” y permita que, “como usuarios directos”, “haya cauces para elaborar unos presupuestos participativos, con el control de las adjudicaciones y su revocabilidad”, una tarea en la que el concejal “contará siempre con nosotros”.

Por la tarde, las asociaciones vecinales de Puente de Vallecas, Ciudad Lineal, Usera y Retiro se concentraron en sus respectivas juntas municipales, donde depositaron bolsas de basura para escenificar la suciedad que inunda las calles de Madrid. En Arganzuela lo hicieron en la plaza de Legazpi, junto a los trabajadores de Madrid Río y en San Blas junto al Espacio Vecinal Montamarta.

Las asociaciones de Usera llamaron la atención sobre el hecho de que esa misma mañana, el concejal del distrito, Jesús Moreno, “desplegó un servicio especial de limpieza para maquillar la realidad diaria de Usera: el abandono de las calles del distrito y la despreocupación por las necesidades de los vecinos y vecinas”.