“Al noroeste de la Comunidad de Madrid y a tan sólo 37 kilómetros de la capital se encuentra este pequeño municipio que en sus apenas 31,06 km² conserva una gran variedad y riqueza paisajística. El asfalto y el hormigón que desde la gran urbe se extienden en todas direcciones aún respetan estas tierras, protegidas en gran parte (dos tercios del municipio) por su pertenencia al Parque Regional de la Cuenca Media del Río Guadarrama; sorprende la visión de parajes de gran valor ecológico y paisajístico con la silueta de la ciudad al fondo”.

Es la presentación que, del municipio, se puede leer en la página web del consistorio de Colmenarejo, una imagen que no se corresponde con la que proyecta para el futuro el equipo de Gobierno municipal (APIC, PSOE e IU), que ha iniciado la redacción de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana. La escasa información sobre la propuesta municipal a la que han tenido acceso las asociaciones y colectivos de la localidad ha encendido todas las alarmas, ya que “convertirá Colmenarejo en otro Galapagar y multiplicará por siete el actual suelo industrial, pasando de ser un tranquilo pueblo residencial, a un pueblo industrial y masificado”. Y la respuesta no se ha hecho esperar: el Foro Vecinal, Proyecto Verde, Ecologistas en Acción, Vive Colmenarejo (VICO), Colmenarejo.net y Unión Progreso y Democracia (UpyD) han constituido laPlataforma Salvemos Colmenarejo, integrado por decenas de personas “que queremos un pueblo para vivir y educar a nuestros hijos” y evitar que su pueblo se convierta en “el negocio de unos pocos”.

Los portavoces de la Plataforma aportaron algunos datos que justifican la preocupación de las vecinas y vecinos en el acto de presentación pública de la coordinadora: el Ayuntamiento reservará “más de 3,7 millones de metros cuadrados destinados a construir, entre otras cosas y, al menos, 1.500 nuevas viviendas”; “levantará dos nuevos polígonos industriales, uno en la colonia de Santiago y el otro en Tiestas Cabezas `camuflados’ con diferentes denominaciones y recalificará amplias zonas de gran valor ambiental y paisajístico que no se ajusta a las recomendaciones de la Agenda 21”.

Los portavoces subrayaron en el acto que “la Plataforma está abierta a todos aquellos colectivos que compartan nuestros objetivos, a los que recibiremos con los brazos abiertos y en condiciones de total igualdad” para luchar en defensa de “un crecimiento muy contenido, por mantener el medio ambiente privilegiado que tenemos y huir de polígonos e industrias que los pueblos vecinos tienen sobradamente” y luchar con todos los medios legítimos a su alcance contra este aberrante y especulador Plan General y promover un urbanismo basado en los siguientes puntos”:

– Defender un crecimiento total no superior a 100 viviendas máximo por año. – No admitir en el nuevo Plan la incorporación de Suelo Urbanizable No Sectorizado. – Oponerse a cualquier desprotección del suelo actualmente protegido. – Ampliar la protección de suelo a todo el que no sea urbano o urbanizable. – Exigir la máxima transparencia y facilidad informativa, tanto en la documentación que se facilite, como en los intereses que pudiera haber en las calificaciones de suelo que se incorporan. Debemos recordar que el urbanismo es irreversible, y una vez destrozado un pueblo ya nada ni nadie puede recuperarlo. Por eso el momento de actuar es ahora. Durante los próximos años se va a librar una dura batalla entre los que quieren convertir Colmenarejo en el negocio de unos pocos y los que queremos un pueblo para vivir y educar a nuestros hijos. Los primeros, los que quieren un beneficio personal, van a trabajar muy duro, no te quepa duda, porque se juegan mucho. – Oponerse a la creación de un nuevo polígono industrial. – Pedir que se haga pública la declaración de intereses de los concejales por si tuvieran intereses en las calificaciones de suelo, en el grado que establece la ley. – Oponerse a cualquier tipo de actuación urbanística en el Parque Regional y a las iniciativas que propongan nuevas redes viarias a costa de este suelo protegido. – Pedir que se incorporen en el Plan los deslindes de las vías pecuarias y que se protejan eficazmente contra cualquier apropiación o uso no previsto por la ley. – Exigir que el crecimiento urbanístico respete aquellas zonas de elevado valor ambiental, bien como zonas verdes o como micro reservas, según los casos. – Exigir que el Ayuntamiento de Colmenarejo respete el espíritu y las bases del Plan de Acción Local de la Agenda 21 que fue aprobado por acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de 30 de diciembre de 2004, así como los procesos de información y consulta previstos en el Reglamento de Participación Ciudadana.