El movimiento vecinal participó de forma activa en la conquista y consolidación de un sistema de educación público, universal y de calidad. Con la misma convicción de que constituye uno de los derechos de ciudadanía que soportan los pilares de una sociedad vertebrada, ha defendido en sus barrios el mantenimiento de un sistema educativo público sólido.

La política de privatización de los servicios públicos emprendida hace años por el Gobierno regional ha acelerado la degradación del sistema público en beneficio de las escuelas privadas. Conscientes del envite que estas políticas suponen, las asociaciones que participaron en la asamblea convocada por la FRAVM el pasado 8 de octubre acordaron constituir una comisión para coordinar la acción de las asociaciones vecinales en esta materia y apoyar, de la mejor manera posible, las iniciativas en marcha para defender una educación pública, de calidad y universal que volverá a reunirse el próximo mes de noviembre, en una fecha aún por determinar.