El penúltimo tarifazo aplicado a las tarifas del transporte público madrileño y dado a conocer hace escasos días supone un incremento del 29% del Metrobús, el billete que utilizan uno de cada cuatro viajeros y que desde 2003 ha visto incrementado su precio en un 129%. El resto de abonos transportes se encarecerá, a partir del 1 de mayo próximo, un 8%, tres veces por encima del IPC del año 2011.

Este nuevo varapalo al bolsillo de la ciudadanía madrileña se dejó sentir en las calles del centro de la ciudad el pasado sábado 21 de abril a las 12h, donde se dieron cita cerca de 2.000 personas que, como las organizaciones convocantes, consideran que tamaña subida del precio del transporte público no solo es “desproporcionada, injusta e insolidaria”, sino que incentiva el uso del transporte público y, con ello, incrementa el consumo de combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las organizaciones recordaron que el tarifazo se produce, además, “mientras se están haciendo rebajas fiscales a las clases altas que en el año 2012 supondrán más de 2.700 millones de euros, según datos de la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid”.

Al término de la manifestación, que terminó en la Puerta del Sol, subrayaron que esta subida es la mayor en la historia del Consorcio, “supone un tarifazo en toda regla” y, por lo tanto, “debe ser anulada”.

Por todo ello, exigieron la congelación de las tarifas y la implantación de un abono social “para que las familias madrileñas sin recursos y los parados que no tengan ingresos puedan acceder a su derecho a la movilidad”, para lo cual, advirtieron, realizarán cuantas acciones sean necesarias.

Por último, invitaron a la ciudadanía a participar en la jornada reivindicativa convocada por las asociaciones vecinales en sus barrios y municipios el jueves 26 de abril.

Foto: CC OO Madrid.