El nuevo plan de ajuste del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, aprobado el pasado 30 de marzo, ha caído como una bomba entre los ciudadanos de la localidad. A los recortes sociales y subidas de impuestos establecidas por el Gobierno central y el Ejecutivo regional se unen ahora unas medidas que atentan directamente contra la calidad de vida de la mayoría de la población. En palabras de la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos, “asistimos a una oleada de agresiones desde todas las Administraciones Públicas contra la calidad de vida y el nivel adquisitivo de todos los vecinos. Nuestro ayuntamiento no se ha quedado atrás…continua hurgando en nuestros bolsillos buscando la solución a una crisis que no hemos provocado mientras sus responsables y los malos gestores se lavan las manos”. El plan municipal incluye una subida extraordinaria del IBI así como la creación de nuevas tasas locales que grabarán el tratamiento de residuos (12€ por vivienda y año), el servicio de extinción de incendios, los talleres del Centro Cultural Gilitos y el uso de la Casa de Socorro (“afirman que lo pagarán los seguros privados). Del mismo modo, contempla la supresión de servicios como la fisioterapia para personas mayores y la privatización de otros como el deporte municipal.

Tal y como indica la Federación en un comunicado, “solo por IBI el Ayuntamiento de Alcalá recaudó 41,25 millones de € al tipo de 0,53% en 2011. En 2012, su previsión es de 43,50 millones de € , aplicando según el valor catastral de la vivienda dos tipos: 0,49% o 0,5112%, según queden por debajo o por encima de los 99.118 €”. Además, el plan de ajuste municipal y el Decreto del Gobierno sobre el catastro prevén que la recaudación por este impuesto se incremente 8.830.000 € en 2015 con respecto al valor recaudado este año. “¿Para qué valen pues los acuerdos municipales y las promesas electorales que nos hicieron todos los partidos políticos en las elecciones municipales? ¿Para qué las 12.000 firmas de vecinos en 2009 exigiendo incrementos del IBI en relación al IPC?” se preguntan los vecinos y vecinas alcalaínas.

Los ciudadanos tienen justificados motivos para quejarse: el IBI ha subido un 54% desde 2008. “La vivienda, un bien básico en nuestra sociedad y que tanto esfuerzo cuesta conseguirla, no debe ser la columna que soporte los despilfarros y la pésima gestión de los dirigentes en la ciudad. Debemos exigir y exigimos el 0.40 % como tipo de gravamen municipal en el IBI y mantener los acuerdos municipales” indica la Federación en su texto, antes de recordar que al incremento del IBI hay que añadir la subida “brutal” del precio del transporte público. A partir del 1 de mayo, el billete sencillo del bus urbano de Alcalá se incrementa un 30% (hasta 1,30€), mientras que el abono de 10 viajes lo hace un 20% (hasta los 8,40€). De igual modo, los viajes en autobús de Alcalá a Madrid suben un 20% en el billete sencillo, un 19% en el abono de 10 viajes y un 7,8% en el abono normal. De llevarse a cabo, a esto habría que sumar el aumento del 11% de las tarifas que acaba de proponer RENFE. La Federación Comarcal, en sintonía con la FRAVM, exige la “congelación de las tarifas y un abono social para familias sin recursos y parados”.

Ya lo advertimosLas asociaciones vecinales de Alcalá acusan al Ayuntamiento de falta de previsión y de dar respuestas a la crisis del consistorio de marcado carácter injusto y antisocial. “Desde el principio de esta legislatura esta Federación Comarcal comunicó por escrito a la Corporación Municipal (incluida la oposición) y en persona al señor Alcalde y a la Concejala de Participación Ciudadana, que debido a la situación de crisis en que nos encontramos era insostenible para el “nuevo” Ayuntamiento mantener el “estatus” de privilegios de los gobiernos de los últimos años” indica la entidad en el citado comunicado.

“Desgraciadamente -continúa-, como es habitual, no aceptaron la sugerencia y seguimos soportando una estructura municipal totalmente desorbitada con 27 concejales liberados (solo hay dos que no lo están), más otros 26 cargos de confianza política entre gerentes, directores generales, coordinadores de área, consejeros técnicos, asesores de grupos políticos y sus auxiliares administrativos”. Según informan las asociaciones, “el señor alcalde, haciendo un juego de bolillos cesó a unos para volver a ponerlos en otros o en los mismos puestos, cambiando solo el nombre, pero no nos confundió”.

Casi un año después “nos dan la razón y tienen que aprobar un plan de ajuste para evitar, dicen ahora, “la quiebra del Ayuntamiento”, pero sin hacer la más mínima autocrítica de cómo y en qué gastaron los presupuestos de años anteriores y sin reconocer quien nos ha llevado a esta situación”, se quejan con amargura. Y, “para colmo, se mantiene una deuda desorbitada que se quiere reducir a costa de los de siempre, los ciudadanos, que ya venimos soportando una excesiva presión fiscal”, indican.

Respecto a la inmensa deuda que tiene el Consistorio, la federación local critica que la corporación, “en vez de buscar las causas y espíritu de enmienda, tira por la calle de en medio y solicita más crédito al Gobierno Central (Real Decreto-Ley 4/2012) para poder pagar así miles de facturas olvidadas en los cajones. Crédito que, por otra parte, no nos va a salir gratis y nos va a endeudar más, puesto que hay que devolverlo en 10 años con dos de cadencia y a un interés del 5%”.

El plan de ajuste aprobado en el pleno del Ayuntamiento para el periodo 2012-2022 contempla el pago de la deuda a proveedores directos del Ayuntamiento, así como a la Empresa Pública Promoción Alcalá y al Ente Público Alcalá Desarrollo, que en total asciende a 95.553.189,55 €. A esta cantidad hay que añadir otras deudas que siguen latentes:

– Al Consorcio Regional de Transporte de Madrid: 14.000.000,00€

– A la Mancomunidad del Este (recogida basura): 2.500.000,00€

– Por convenios municipales no acogidos al Decreto: 10.000.000,00€

– Deuda contraída con los Bancos: 96.000.000,00 €

“Por supuesto que las deudas hay que pagarlas y los ciudadanos no debemos renunciar a pagar impuestos, aunque quisiéramos que fueran los justos y proporcionales a la carestía de la vida; pero quienes deberían dar ejemplo de austeridad y buen hacer son nuestros representantes, el equipo de Gobierno y la oposición. No es de recibo que con la que está cayendo solo hayan pensado en rebajarse el 10% de sus abultados salarios, dietas y demás complementos, mientras a los vecinos se nos impone más sacrificios”, concluye la federación vecinal en el comunicado.