La Coordinadora Vecinal de Latina y las asociaciones de Carabanchel Alto y Parque Eugenia de Montijo han decidido rechazar la propuesta del candidato del partido socialista, Rafael Simancas, de construir un centro de alta resolución en los terrenos de la cárcel. Las entidades reconocen la importancia de la existencia de este tipo de centros para atender especialidades médicas, pero recuerdan que ya han solicitado la cesión de un solar en el barrio del Lucero para ubicar un equipamiento de este tipo.

Los vecinos mantienen su reivindicación para que todos los terrenos de la cárcel de Carabanchel se dediquen a la construcción de equipamientos sociales y sobre todo un hospital de referencia para Latina y Carabanchel. El acuerdo de destinar 230 camas del hospital militar Gómez Ulla a la sanidad pública es un avance que nos parece totalmente insuficiente para paliar la lamentable situación sanitaria que reciben los vecinos de los dos distritos más poblados de la ciudad de Madrid que ya han padecido un convenio anterior que resultó un absoluto fracaso.

Las asociaciones han lamentado la discriminación que sufren los distritos del sur de la capital respecto a otros municipios. El ejemplo de Móstoles, que con 210.000 habitantes cuenta con un hospital de referencia y los dos grandes partidos políticos ya han prometido la construcción de un nuevo centro, para los distritos de Latina (con 260.000 habitantes) y Carabanchel (con 246.000), no se considera necesaria la misma dotación con el doble de población.

También han querido recordar al candidato socialista que Ruth Porta, Juan Barranco, Pedro Sabando y otros dirigentes de su partido, han participado en las movilizaciones por el hospital en los terrenos de la cárcel. ¿A qué se debe este cambio de actitud por un centro de menor entidad?

Las entidades han denunciado la actitud de los partidos políticos que llegan a cuerdos como el del Gómez Ulla, o adoptan propuestas electorales sin escuchar previamente la opinión de los vecinos.

La Coordinadora ha decidido continuar las movilizaciones y el próximo sábado 24 de marzo han convocado un acto festivo-reivindicativo para colocar simbólicamente la primera piedra del hospital en los terrenos de la cárcel.