De igual manera que hace cuatro años cientos de miles de madrileños inundaron las calles de la capital para manifestar su más rotundo rechazo a la ocupación de Iraq, miles de vecinas y vecinos de Madrid salieron a la calle convocados por el Foro Social de Madrid y más de un centenar de organizaciones sociales para denunciar las devastadoras consecuencias de la ocupación de Iraq, donde ya han muerto más de 650.000 personas.

El lema, ‘Por la paz. No a la guerra. No a la violencia. Por el fin de la ocupación de Irak y el cierre de la base de Guantánamo’ fue el grito más coreado de una marcha que finalizó con un manifiesto en el que los convocantes recordaron que ‘cuatro años después del primer día, tres años después del atentado de Madrid, mientras la guerra continúe, mientras la razón humana siga sin prevalecer, mientras los principios morales se ignoren y la miseria permanezca, nosotros, desde aquí, desde Atocha, reclamamos que acabe la guerra. Exigimos que Naciones Unidas responda a su carta fundacional. Exigimos el diálogo, la negociación y el pensamiento como fórmulas de resolución de conflictos. Exigimos que usen la razón ante la adversidad. Exigimos la paz para poder vivir humanamente todos, en una tierra que a todos nos pertenece’.

Los manifestantes caminaron durante más de dos horas hasta Atocha donde se dió por concluida la manifestación con el monumento-homenaje construido en memoria de las víctimas mortales y de los más de mil quinientos heridos por el atentado del 11M.