Como ya informamos, el pasado 14 de febrero representantes de las asociaciones vecinales de Júpiter, Torres Bellas y Sural y de la FRAVM se reunieron con la viceconsejera de Sanidad de la Comunidad de Madrid, María Belén Prado Sanjurjo. En el encuentro, los vecinos trasladaron su malestar por el cierre del centro de salud Granero Viñedo sin aviso previo y por la anunciada clausura del Doctor Flemimg y pidieron a la viceconsejero la construcción de un centro de salud en la zona centro que dé servicio a este ámbito.

Días después, Belén Prado remitió una carta al Ayuntamiento de Alcorcón solicitando un solar de unos 3.000 metros cuadrados en las inmediaciones de la plaza de Santo Domingo para la construcción de un centro de salud.

Las asociaciones de vecinos Júpiter, Torres Bellas y Sural se felicitan por la noticia pero dicen no entender “cómo van a realizar esta inversión si no está contemplada en los presupuestos del año 2007 la Comunidad de Madrid”. Son conscientes, asimismo “de la dificultad que tiene nuestra ciudad para ofrecer a la Comunidad de Madrid estos 3.000 metros cuadrados solicitados” y subrayan que “es mejor para los vecinos dos centros de salud en la zona centro aunque sean de dimensiones más pequeñas y remodelar y acondicionar el de Granero Vicedo para dar servicio a los afectados hasta que construyan los nuevos centros”.

Los representantes vecinales manifiestan, asimismo, su oposición a “la oferta que ha realizado el Ayuntamiento de Alcorcón en el último Pleno Municipal en el que se ofrece a la Comunidad de Madrid un terreno para la construcción de un centro de salud en el recinto ferial, detrás del colegio Miguel Hernández ya que lo que buscan los vecinos de Alcorcón son centros de salud cercanos al paciente y no unos centros de salud en los alrededores de las ciudades”.