A pesar de que Madrid es la tercera comunidad autónoma con una población potencialmente dependiente, se ha situado en la cuarta peor posición en aplicación de la ley de dependencia, solo por detrás de Canarias, Comunidad Valenciana y Baleares.

En la actualidad, en Madrid uno de cada seis dependientes con derecho reconocido no recibe las prestaciones y servicios que legalmente le corresponden. Suman en total 16.258 personas dependientes, que suponen el 17,5% de las que tienen derecho a prestación. Los portavoces del Observatorio que esta mañana han comparecido ante los medios de comunicación para dar a conocer las conclusiones del estudio (ver fichero relacionado) tampoco han olvidado subrayar otra llamativa información: actualmente hay 4.000 plazas residenciales menos que en el año 2007.

Las perspectivas de cara al nuevo año, analizados los Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid, consolidan con una pérdida de 592 plazas residenciales para personas mayores la referida deriva. Además, suprime un centro público de tercera edad en régimen residencial. Las cuentas del año próximo anuncian asimismo un recorte dramático de los servicios a la discapacidad de un 89% y casi elimina los tratamientos rehabilitadores para personas con discapacidad.

Los portavoces del Observatorio han denunciado que el Gobierno regional ha ‘boicoteado’ desde el primer momento la atención a la dependencia en la Comunidad de Madrid utilizándola como ‘materia de confrontación’ con el Gobierno de España, ahora en funciones.

La atención a la dependencia es, por tanto, ‘uno de los grandes fracasos de la política de Esperanza Aguirre’, un fracaso que está dejando en una situación de desprotección a miles de personas.