Tal y como han indicado sus portavoces esta mañana en una rueda de prensa que ha tenido lugar en el centro social La Barraca de Collado Villalba, la convocatoria parte de la organización vecinal Plataforma Sanidad Pública Noroeste “para expresar nuestro rechazo a los hechos que se están viviendo en el hospital de Villalba, gestionado por Quirónsalud, que pertenece a su vez a la multinacional alemana de la sanidad privada Fresenius”.

Muchas son las razones que nos han llevado a sumarnos a esta protesta. Tal y como puede leerse en un comunicado que la citada plataforma ha hecho público esta mañana, “el hospital de Villalba no está atendiendo a los pacientes, como quiere el personal y como merecemos los vecinos, al mismo nivel que los hospitales realmente públicos. La falta de personal para disminuir gastos y aumentar beneficios supone que, por ejemplo, en la Unidad de Cuidados Intensivos cada enfermera atienda tres e incluso cuatro pacientes, cuando en los hospitales públicos el ratio es de dos. Las bandejas de las cenas pasan toda la noche sin limpiar por falta de personal, hasta la entrada del turno de mañana. Profesionales recién tituladas atienden hasta a 18 pacientes en las plantas. Varios vecinos se han visto afectados por errores graves, situaciones que actualmente se encuentran denunciadas en los juzgados. Sumado a la falta de personal, la situación salarial de la plantilla es mucho peor que en el resto del Servicio Madrileño de Salud, con sueldos brutos para una misma categoría profesional que llegan a ser la mitad que en los hospitales de gestión pública directa, como El Escorial o Guadarrama”.

Como no puede ser de otra manera, apoyamos las justas reivindicaciones de sus trabajadores y trabajadoras, que tienen derecho a la homologación de sus condiciones laborales con las de los hospitales realmente públicos. En un futuro, puesto que el grupo Quirónsalud obtiene beneficios reduciendo personal y pagando peores sueldos, este hospital debería ser gestionado directamente por el Servicio Madrileño de Salud.

La FRAVM, junto al resto de colectivos que impulsan la protesta, considera inaceptable la respuesta que hasta ahora ha tenido el grupo Quirónsalud a las demandas de sus trabajadores, despidiendo a dos trabajadores que representaron a sus compañeros en las negociaciones con la empresa en un conflicto laboral que tuvo lugar el pasado mes de julio. “Este comportamiento es más digno de un cortijo de años pasados que de un hospital construido en suelo público para atender a pacientes de la red pública y cuyo funcionamiento está financiado con fondos públicos. El clima de miedo y tensión que se vive entre los trabajadores del hospital facilita que puedan producirse errores. Estos trabajadores deben ser readmitidos inmediatamente”, sostienen en su comunicado las organizaciones sociales.

Por último, estos colectivos exigen “que el Gobierno regional, en lugar de favorecerlos descaradamente, cumpla con su función de escrutinio y control sobre los hospitales de la red pública gestionados por el grupo Quirón, y acabe con la impunidad que ha dado lugar a este conflicto, y a muchas otras situaciones sospechosas sobre las que queremos llamar la atención de la ciudadanía: los incumplimientos de los Pliegos Técnicos y Administrativos, la derivación de pacientes a la Fundación Jiménez Díaz en lugar del hospital Puerta de Hierro, empleando para ello las ambulancias públicas, el vaciamiento progresivo del hospital de El Escorial o la solicitud de nuevas pruebas a pacientes en lista de espera quirúrgica para falsear los tiempos de espera”.

Cartel manifestación por el hospital de Villalba