La decisión del Ayuntamiento de Coslada de ceder dos parcelas de suelo público de 14.000 m2 para la construcción de dos centros educativos privados ha provocado una respuesta unánime entre las asociaciones y colectivos sociales de la localidad a lo largo de los últimos meses. La unidad de acción ha dado sus resultados.

La consejería de Educación de la Comunidad y el ayuntamiento de Coslada, gobernado por el PP y la Plataforma de la Izquierda de Coslada (PIC) acordaban, en una reunión celebrada el pasado 29 de diciembre, la cesión de dos solares municipales ubicados en el barrio del Puerto para edificar dos centros educativos concertados. Luis Peral, consejero de Educación, justificaba tal decisión aduciendo que “los vecinos de Coslada demandan más centros concertados que públicos”.

Sin embargo, medio centenar de asociaciones representadas por la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Coslada, la Federación Local de AMPAs, sindicatos, partidos de la oposición y colectivos de diversa índole constituían la Plataforma por la Escuela Pública de Coslada para manifestar su más enérgico rechazo a lo que consideraban “un atropello al patrimonio público y al derecho de los vecinos a acceder a la enseñanza pública”. La presión ejercida a lo largo de las últimas semanas ha logrado que el Ayuntamiento dé marcha atrás y destine ambas parcelas a la construcción de dos centros públicos, una decisión que la plataforma ha recibido con alegría pero con mucha cautela.

Las entidades que forman parte de la Coordinadora esperan que “ese compromiso se materialice por escrito mediante revocación del acuerdo del pleno de 15 de febrero en el sentido de volver a la calificación de uso educativo público” y conceden de plazo hasta el próximo pleno, que tendrá lugar a mediados de mayo, para que lleve a cabo la revocación y las parcelas vuelvan a la situación jurídica anterior.