La implantación de las Áreas de Prioridad Residencial (APR) en el distrito Centro acumula años de retraso y una sucesión de dificultades interpuestas, fundamentalmente, por la presión de los comerciantes, en su mayoría hosteleros, en detrimento de los vecinos y del conjunto de la ciudad.

El rumor del posible intento de los hosteleros de la Plaza Mayor para volver a paralizar la entrada en vigor del APR de Ópera previsto para el 1 de agosto ha terminado por agotar la paciencia de las asociaciones que integran la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del Distrito Centro (ACIBU, Ópera-Austrias, Las Cavas, Chueca, AVECLA, Barrio de Las Letras, La Corrala y Barrio de Justicia), que piden al Ayuntamiento de Madrid que, “de una vez por todas”, ponga en marcha el Área de Prioridad Residencial de Ópera y avance en la consecución del APR para el conjunto del distrito, una promesa electoral del anterior equipo de Gobierno que sigue sin cumplirse.

Las asociaciones señalan a los comerciantes, en su mayoría hosteleros, como responsables del retraso. “Primero lograron retrasar la entrada en vigor del área de enero a agosto del 2015 y reducir el ámbito del conjunto del barrio de Palacio a la zona de Ópera-Sol, dejando fuera la zona de La Latina”.

Lograron, además, “introducir una serie de modificaciones sobre los APR ya en vigor, los de Embajadores, Letras y Cortes, que van a provocar un importante un incremento de vehículos: abrir el paso por Ribera de Curtidores, permitir coches por cada establecimiento y gestionar las concesiones a través de las asociaciones de comerciantes en vez de a través de la oficina del APR…).

Los hosteleros alegan un impacto negativo de los APR sobre sus negocios, pero hasta ahora “no han hecho ninguna propuesta de cambio o mejora”. Es más, subrayan, las APR están dando excelentes resultados para los comerciantes. Es el caso del Barrio de Las Letras, “donde los comerciantes pueden realizar mercadillos al estilo centroeuropeo”. 

Las asociaciones recuerdan al Ayuntamiento de Madrid que debe poner freno a la contaminación acústica y atmosférica en aplicación de la normativa europea de calidad del aire y, más en concreto, en el distrito Centro, un distrito declarado Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) en 2012 y en el que se incumple sistemáticamente la normativa en lo que se refiere a la limitación de las licencias de apertura de nuevos locales y de terrazas, a la reducción de la contaminación acústica y a la elaboración de una Plan de Movilidad del Distrito Centro.

“Las políticas llevadas a cabo por el Partido Popular han convertido nuestras calles en un gran centro comercial, de ocio depredador y excluyente en el que se ha antepuesto el interés económico de unos pocos al interés general y derechos fundamentales de los residentes”, denuncian. Por todo ello, llevaron a cabo una concentración ante la Casa de la Panadería el 14 de julio y anuncian que no cejarán en el empeño hasta lograr la entrada en vigor del APR de Ópera, su paulatina ampliación al resto del distrito y la recuperación de la normativa original de las APR anterior a la última regulación, que desvirtúa su espíritu al conceder permisos de circulación de forma indiscriminada.