En 2007, el Gobierno regional cerró el acceso 25 que hasta el momento permitía la incorporación de los vecinos de Coslada a la autopista de circunvalación M-45 que comunica el municipio con la capital para permitir la ejecución de las obras de las vías de servicio del desarrollo urbanístico de El Cañaveral. La clausura de la incorporación al vial fue ordenada sin el plácet del Consistorio cosladeño y hecha pública a través de un comunicado que anunciaba su reapertura en un plazo de un año y medio.

Han pasado cuatro años y el Ejecutivo regional no ha respondido a ninguna de las reiteradas comunicaciones remitidas por la Coordinadora de AAVV de Coslada, varios concejales del Ayuntamiento del municipio y por el propio grupo municipal del Partido Popular exigiendo la inmediata reapertura del acceso.

En palabras de la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Coslada, “la ciudadanía está ya cansada de reuniones infructuosas, comunicados entre instituciones que nada arreglan y del corte de un acceso que nos obliga a hacer un recorrido extra de 7 kilómetros para acceder a la autovía”.

“La constatación del importante gasto económico, tiempo empleado y contaminación añadida a la ciudad –añade – han colmado la paciencia de la ciudadanía, que el 30 de enero se unió en una amplia manifestación para exigir la urgente reapertura del acceso en condiciones similares a las de antes, sin más imposiciones a nuestro Consistorio ni más dilaciones”.

Las asociaciones vecinales de la Coordinadora entienden que la voluntad de los gestores del desarrollo urbanístico de Los Cañaverales respecto a la reapertura del acceso “no pasa por la restitución de nuestro enlace a la M-45 tal como lo conocíamos”. Las conversaciones mantenidas con el director general de Carreteras, Francisco de Borja Carabante, “tampoco han solucionado el problema”, por lo que han dirigido una carta a Esperanza Aguirre a fin de que “gestione y dé las órdenes oportunas para la recuperación inmediata de este nudo de comunicación”.

A juicio de los vecinos, no hay justificación alguna para la demora de la reapertura del acceso. “Cualquier impedimento de otro tipo de infraestructuras, tendidos eléctricos, etc. que pudo haber en el pasado han desaparecido ya y la rehabilitación es posible con tan sólo la voluntad de devolver a las y los vecinos de Coslada los derechos de paso a esa autovía, cuya titularidad es del Ejecutivo regional’.