El próximo 1 junio todos los edificios de la capital deberán contar con contadores individuales de agua, en virtud del plazo establecido por la ordenanza municipal de Uso y Gestión Eficiente del Agua que el Ayuntamiento de la capital aprobó en el año 2006 para promover un consumo más racional del preciado bien. Sin embargo, ni la Comunidad de Madrid, ni el Ministerio de Industria, ni el Canal de Isabel II ni el Ayuntamiento de Madrid han contemplado en este tiempo ninguna línea de financiación para subvencionar la adecuación de las instalaciones.

La mayoría de los edificios construidos en los años 50 y 60 y muchos de los inmuebles de promoción y/o propiedad pública, por tanto, siguen teniendo contadores colectivos. Por eso y, al objeto de ayudar a las vecinas y vecinos de Madrid a adecuar los edificios a la normativa vigente, la FRAVM solicitó ayer al Ayuntamiento de la capital que contemple las partidas presupuestarias necesarias para subvencionar las obras, especialmente a las familias con menos recursos económicos.

Y la respuesta no ha tardado en llegar. Esta mañana, el delegado de Hacienda, Juan Bravo, ha anunciado en la comisión pleno del área que el Ayuntamiento aprobará un presupuesto inicial de 300.000 euros en el marco de un plan de 5 años de duración para la instalación de contadores individuales. Las ayudas cubrirán el 30% del coste total de la obra aunque, en ningún caso podrán superar los 3.000 euros por edificio.

Según ha anunciado Bravo, en cuanto el Consistorio cree la línea de subvenciones contactará con la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) para que haga la difusión adecuada del programa de ayudas, de cómo se pueden solicitar y en qué plazos.