La “remodelación” de la avenida de Los Rosales que el Gobierno regional inaugura hoy es, en palabras de la Asociación Vecinal Independiente de Butarque (AVIB) “un lavado de cara oscuro, caro y chapucero, que no sólo no subsana los mayores problemas de seguridad de la Avenida sino que los acrecienta e incluso, provoca nuevos `puntos negros’”.

El proyecto aprobado por el Ejecutivo que preside Esperanza Aguirre ha obviado, denuncia por su parte la AV Los Rosales de Villaverde Bajo, las numerosas propuestas trasladadas por las asociaciones de la zona para hacer frente a los problemas estructurales que, desde hace años padecen: la inseguridad vial -cinco personas han muerto atropelladas en la avenida-, la pésima conexión del barrio con el resto del distrito, una deficiente canalización del agua que ha provocado numerosas inundaciones en la vía y una regulación racional y sostenible del tráfico.

Desde que, hace diez años los vecinos comenzaran a reivindicar una remodelación de la vía “han sido, al menos, tres los proyectos presentados por la Comunidad de Madrid y mucho el dinero que se ha tenido que utilizar en indemnizar a las empresas constructoras que no iniciaron las obras porque, en varias ocasiones, no llegó el presupuesto necesario”, denuncia la AV Los Rosales.

En este tiempo, el presupuesto inicial, de más de 4 millones de euros, se ha reducido a 2,5, una cantidad que se ha destinado a financiar, entre otras actuaciones, la reconstrucción de las aceras “casi con el mismo diseño inicial”. “Han instalado -añade AVIB- una costosa estación de bombeo en lugar de haber construido previamente un colector a una cota superior a la del saneamiento de la avenida; han construido dos nuevos pasos de peatones sin semaforizar ni elevar en una calle en la que los vehículos circulan a gran velocidad; han dejado tramos de más de cien metros sin pasos de peatones; han mantenido aceras con farolas en medio, obstaculizando el paso a personas con movilidad reducida; han dejado a su paso socavones con cables de farolas asomando o aceras que finalizan inesperadamente”. Por último, añade, “han creado una rotonda partida “que provoca retenciones de tráfico en la entrada y salida de Nuevos Rosales”.

Las propuestas que, durante años ambas entidades han trasladado a diferentes instancias de la administración, sin embargo, han sido desoídas. Destacan, entre otras, la instalación de un paso de peatones frente al Centro Cultural Los Rosales, un centro “muy frecuentado” por los vecinos y vecinas de Butarque, que se ven obligados a cruzar “de manera indebida” para acceder a él; la implantación de un paso para vehículos y peatones en el cruce de la avenida con la línea del ferrocarril; la construcción de las salidas y entradas de la A-4 al barrio; la construcción de plazas de aparcamiento; la creación de un acceso desde el extremo sur de la avenida al barrio de Nuevo Rosales, a la altura de la gasolinera, y, sobre todo, la construcción de nuevos carriles para canalizar el tráfico que provocarán los nuevos desarrollos urbanísticos de Villaverde y Getafe, “como estaba previsto y proyectado”.