Representantes de la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel se dieron cita ayer con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty y con la vicenconsejera del área, Ana Sánchez para hablar del inminente acuerdo por el que el Ministerio de Defensa y el Ejecutivo regional pondrán a disposición de la ciudadanía madrileña parte de las camas hospitalarias y de los servicios sanitarios del Gómez Ulla.

En el encuentro, los responsables de Sanidad avanzaron que será a partir del 1 de enero de 2011 cuando la población civil madrileña pueda hacer uso de las 500 camas y de los servicios sanitarios que el Ministerio ofrece. “Insistimos –apunta Gabriel Lozano, portavoz de la Coordinadora–, en la necesidad de que dupliquen la oferta hasta las 1.000 camas de las que dispone para poder así convertir el hospital militar de La Defensa en el centro de referencia de los distritos de Latina y Carabanchel. Parece, nos aseguraron, que el Ministerio no lo descarta, pero prefiere avanzar por partes. En todo caso -advierte-, permaneceremos vigilantes para asegurarnos que, en esta ocasión, cumplen lo acordado”.

En el encuentro, al que asistieron asimismo los concejales de los distritos de Carabanchel y Latina, Carlos Izquierdo y Begoña Larraínzar, respectivamente el consejero coincidió con los representantes de la Coordinadora en que, de poner a disposición de la ciudadanía la totalidad de los recursos del hospital, no será necesario edificar uno nuevo en los terrenos del antiguo penal de Carabanchel.