El acuerdo suscrito el pasado 12 de diciembre de 2008 entre el Ayuntamiento de Madrid y el Club Atlético de Madrid en el que se establece el paso del estadio de fútbol del club colchonero del Vicente Calderón a La Peineta encendió todas las alarmas en los distritos de San Blas y Vicálvaro y en los municipios de Coslada, San Fernando por los previsibles problemas de movilidad que, a su juicio, el traslado provocará.

A tenor de los datos, el temor no es injustificado. Sólo un 23% de los aficionados que se desplazan a los partidos celebrados en el Vicente Calderón lo hace en transporte público. El resto recurre al transporte privado, incrementando alarmantemente el flujo de vehículos: un partido mueve, de media, entre 10.000 y 15.000 coches, entre 3.000 y 4.000 motos y unos 200 autobuses.

A los problemas de sobreocupación de la capacidad de recepción de los barrios de San Blas y Vicálvaro, las asociaciones vecinales suman otro no menos importante: la saturación de los accesos al campo desde la M-40, la M-201 y la avenida de Arcentales toda vez que el Plan Especial del AOE 00.08, que establece las conexiones, ampliaciones y refuerzos de la red viaria y el transporte público que el Ayuntamiento de Madrid ha sometido a información pública no aborda el problema en su verdadera dimensión. Es más, remite al Atlético de Madrid la elaboración de los planes de movilidad que sean necesarios sin marcar siquiera las directrices a considerar por el club. El atasco, por tanto, está garantizado.

El Ayuntamiento de Coslada comparte la inquietud de la que, desde hace meses, han dado pública muestra las asociaciones vecinales de San Blas, Vicálvaro, San Fernando de Henares y Coslada. Representantes de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de esta última localidad acompañados de responsables de la FRAVM se dieron cita esta mañana con el concejal de Urbanismo, Antonio Murillo, para abordar, precisamente esta cuestión.

Al término del encuentro, el edil ha adquirido el compromiso de dirigirse a la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital, Pilar Martínez, para expresarle la preocupación del equipo de Gobierno cosladeño por los previsibles problemas de movilidad que el traslado del Atlético de Madrid a La Peineta provocará en todos los accesos.