Uno tras otro, decenas de niñas y niños de Lavapiés fueron llegaron a la plaza de Cabestreros acudiendo a la invitación de la AV La Corrala, que había preparado 20 metros de paneles de pladur que utilizaron como lienzo para pintar sus primeros grafitis ayudados por uno de los artistas más prestigiosos de la Comunidad de Madrid.

El taller, en el que los más pequeños participaron acompañados por madres, padres, abuelas y abuelos, estuvo amenizado por la música de los alumnos de El Rapeadero, el ‘laboratorio de hip hop’ promovido por la asociación vecinal que aprovechó la actividad para grabar su segundo videoclip.